+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Uno de los grandes meteorólogos

mariano gutiérrez-lanza. Entre la cruz y el huracán Enrique Ramos Guadalupe Instituto Leonés de Cultural. Colección Breviarios de la Calle del Pez. 296 páginas.

 

Uno de los grandes meteorólogos -

alfonso garcía
19/10/2014

Mariano Gutiérrez-Lanza trabajó y escribió principalmente sobre temas relativos a las ciencias de la tierra y de la atmósfera. Su especialización científica abrazaba la meteorología, la geofísica y la astronomía, en ese orden jerárquico». Lo escribe, como síntesis de una personalidad de extraordinario relieve, el académico de la Academia de Ciencias de Cuba Luis Enrique Ramos Guadalupe, autor de este libro que descubre una de las más brillantes figuras leonesas del pasado siglo y en el que ofrece minuciosamente su biografía y las claves necesarias para situar con precisión y valoración a nuestro personaje.

Acostumbrados como estamos por estas tierras a refritar y repetir las mismas historias y casi idénticos nombres, la puesta en escena de una figura recuperada, de las muchas que aún permanecen en el anonimato, supone una bocanada de aire fresco. Es una magnífica noticia. Porque, desconocido en su tierra, por fin se puede conocer, gracias a la solvencia reconocida de Ramos Guadalupe, conocer, sistematizar y valorar la vida, tanto personal como científica, del que fuera noveno director del Observatorio del Real Colegio de Belén de La Habana, en cuya ciudad, en toda Cuba –allí vivió prácticamente durante medio siglo- dejó una huella profunda. Y es que el jesuita leonés (Pardavé, 1865-La Habana, 1943), al que no pocos califican como «un gigante de la ciencia», fue un destacado meteorólogo, astrónomo y geofísico que puso su sabiduría científica al servicio del hombre. «Contribuyó de esta forma –escribe el autor- a proteger al pueblo cubano y a la economía de la nación contra el embate siempre potencial de los huracanes. Es necesario volver a señalar la gran confianza que tuvo siempre la población de la Isla –y en especial La Habana- en los pronósticos y avisos emitidos por el padre Gutiérrez-Lanza». Y es que, aunque su apertura científica ocupa muchos frentes, su principal labor se centró en el pronóstico y predicción de huracanes.