+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

cierre de la administración

Cómo los republicanos de EEUU están 'matando de hambre a la bestia'

El cierre parcial del Gobierno de EE UU culmina décadas de políticas antigubernamentales impulsadas desde la derecha

 

Cartel en la entrada de los Archivos Nacionales en Washington, que informa del cierre de la Administración estadounidense. - JOSÉ LUIS MAGANA (AP)

RICARDO MIR DE FRANCIA
20/01/2019

El cierre parcial del Gobierno de Estados Unidos es desde la semana pasada el más largo en la historia del país. Este lunes alcanzará los 30 días sin ningún viso de solución. El presidente Donald Trump, el mismo que dijo estar orgulloso de cerrar el Gobierno por la seguridad en la frontera, está dispuesto a mantener sus persianas cerradas "durante meses o años hasta que los demócratas acepten sus condiciones para reabrirlo. Una actitud que demuestra una notable indiferencia hacia el grave trastorno que está suponiendo para cientos de miles de estadounidenses, la misma que han exhibido muchos de sus correligionarios en el Congreso. En realidad, no es de extrañar porque el cierre culmina décadas de hostilidad conservadora hacia el Gobierno.

Durante los últimos 40 años los republicanos han cultivado un abrasivo credo antigubernamental, un culto casi religioso para denigrar a las instituciones y servicios públicos, descritos como ineficientes y sobredimensionados, un obstáculo permanente al ingenio creativo de la iniciativa privada y un pozo sin fondo de dinero público malgastado en reflotar a esa legión de estadounidenses supuestamente incapaces de valerse por sí mismos por los propios fallos de su carácter. En la crisis actual, el Gobierno no es la solución a nuestros problemas, el Gobierno es el problema, dijo Ronald Reagan durante su toma de posesión en 1981, el momento que sirvió para inaugurar la era del Gobierno pequeño en EE UU.

Fue también su Administración la que acuñó aquella expresión de matar de hambre a la bestia. Una estrategia política que consistía en bajar los impuestos para reducir la recaudación del Estado, tullir su capacidad para operar y poder así justificar el recorte de los programas sociales. Desde la Sanidad pública a la vivienda subvencionada o las pensiones. Ese objetivo se ha perseguido con ahínco a lo largo de las décadas en un intento de desmontar el Estado de Bienestar, privatizando sus servicios y derogando las protecciones sociales levantadas durante el New Deal de Roosevelt y la Gran Sociedad de Johnson, programas que sentaron las bases para la época más próspera de la historia estadounidense.

El gran triunfo de las políticas neoliberales llegó en 1996, cuando el demócrata Bill Clinton asumió sus postulados declarando que la era del Gobierno grande se ha acabado. Aquel giro a la derecha llegó solo unos días después de que acabara el que había sido hasta ahora el cierre más largo del Gobierno, 21 días de pasillos vacíos por cortesía de Newt Gingrich, por entonces líder de la mayoría republicana en el Congreso, que paralizó la Administración por el rechazo inicial de Clinton a recortar los programas sociales.

Esa misma ideología sigue mandando en la Administración Trump. El Gobierno no puede crear prosperidad, solo puede limitarla o destruirla, decía la plataforma electoral presentada por los republicanos en 2016. De ahí que el cierre actual, provocado por la obstinación del presidente en obtener fondos para levantar el Muro en la frontera de México, esté sirviendo también para colmar la vieja aspiración conservadora. Altos cargos como el nuevo jefe de gabinete, Mick Mulvaney, el director interino de Presupuestos, Russell Vought, el vicepresidente, Mike Pence, o los diputados del Freedom Caucus que llegaron al Congreso impulsados por el Tea Party han hecho carrera atacando al sector público.

El cierre es un medio para conseguir un fin que llevan mucho tiempo buscando: limitar el tamaño y el alcance del Gobierno, decía a 'The Washington Post' el exasesor republicano, Kurt Bardella. Según un análisis del mismo diario, en los primeros 18 meses de su mandato, Trump redujo en 17.000 personas la plantilla de funcionarios, la primera vez que caía en dos décadas. También ha congelado la contratación en la mayoría de agencias gubernamentales, la subida de los salarios al nivel de la inflación y ha tratado de debilitar a los sindicatos de funcionarios.

Paralelamente, desde los foros de opinión de la derecha se empieza a decir que el cierre actual, que ha dejado en casa a los funcionarios "no esenciales", pone de manifiesto que sobra gente en el sector público. El cierre temporal de partes del Gobierno federal es un buen argumento para el cierre permanente de partes del Gobierno federal, escribió The National Review.



Buscar tiempo en otra localidad