+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

los deberes del nuevo gobierno con león ? ministerio de agricultura y m. ambiente

Cuentas pendientes en Payuelos

Después de dos décadas, la reforma agraria para treinta y dos mil hectáreas del sureste de León sigue en los cajones del Ministerio a la espera de desarrollo.

 

La reforma agraria en el sureste de la provincia leonesa sigue en los cajones del Ministerio. - dl

l. urdiales | redacción
30/12/2011

Se pierde en la memoria estatal la primera vez que la transformación agraria de Payuelos entró en papel del Boletín Oficial de Estado. El resultado para el proyecto ha sido siempre el mismo. No pasó de aprobación inicial, de estudio, en el mejor de los casos.

Dos décadas después del cierre de Riaño, testaferro de aquellos planes de desarrollo rural que están aún en pañales, al nuevo ejecutivo de Rajoy le llega la receta del retraso. Asunto pendiente para el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, del ministro Miguel Arias Cañete, en la segunda parte al frente del ministerio en el que el despegue del sureste leonés a costa de la transformación de regadío no acaba de superar el umbral de los cajones.

El último empujón a esta materia lo dió la ministra Elena Espina, al final de la primera legislatura de Zapatero, cuando el Gobierno socialista aprobó con real decreto en consejo de Ministros un plan de rescate para 32.000 hectáreas al sur del municipio de Santas Martas y hasta la provincia de Valladolid, para que cinco mil propietarios pudieran tener la oportunidad de rentabilizar tierras que hasta ahora habían contado con el beneficio de la eficiencia del agua en los cultivos. Un proyecto de reforma que se iba a costear con 246 millones de inversión para ejecutar la última gran reforma agraria en la provincia, la reforma pendiente, la que tantos gobiernos, de González a Zapatero, con Aznar de por medio, se propusieron hacer una realidad, sin éxito en ningún caso.

El último documento, allá por noviembre del 2007. hacía referencias completas al reordenamiento de la propiedad, de tal forma que se podrían contar con masas de cultivo de entre 18 y 50 hectáreas, para las explotaciones de carácter familiar, y de entre 120 y 200, para sociedades, comunales o cooperativas, que podrían experimentar producciones con altos rendimientos con esa nueva dimensión de superficies cultivables. El proceso incluiría además la traída de agua de riego hacia la zona, a partir del Canal Bajo de Payuelos, aún en tramo de construcción.

El ministerio de Miguel Arias Cañete se encuentra con ese Real Decreto sin desarrollar. Veinticinco años desde el cierre de Riaño, el regadío de ese sistema vive en los cajones.