+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

RUBÉN GARCÍA-QUISMONDO SOCIO DIRECTOR DE QUABBALA ABOGADOS Y ECONOMISTAS

«El Reino Unido sigue siendo un mercado atractivo, a pesar de la incertidumbre»

 

Rubén García Quismondo. DL -

24/07/2017

maría j. muñiz | león

Participar en el mercado del Reino Unido con la incertidumbre que genera el Brexit y el aún desconocido mercado que quede después de las negociaciones sigue siendo una opción interesante para las empresas, según Rubén García-Quismondo, socio director y economista de Quabbala Abogados y Economistas, y especialista en internacionalización de empresas tanto en Londres como en mercados asiáticos. El experto ofreció una conferencia sobre las oportunidades de negocio entre España y el Reino Unido ante el nuevo escenario, dirigido a las empresas leonesas. Un encuentro que se celebró en el Centro de Empresas de Base Tecnológica y en el que analizaron las oportunidades de negocio. Reino Unido es el cuarto destino de las exportaciones españolas, y el origen de buena parte de las importaciones. Actualmente más de 30.000 empresas españolas están trabajando en Gran Bretaña, y más de 17.000 empresas británicas desarrollan su actividad en España. «La importancia de los dos mercados y los dos socios va a seguir siendo fuerte».

— ¿Nota en los empresarios españoles temor a establecer relaciones con el Reino Unido en este momento?

— Es cierto que el Brexit ha creado incertidumbres, sabemos lo que va a suceder pero no sus consecuencias exactas. El Reino Unido es hoy un país de la UE, y en marzo de 2019 dejará de serlo. Pero no sabemos qué normativa se aplicará ni a los ciudadanos ni a las empresas. Está claro que la incertidumbre no ayuda a los negocios, pero también que va a haber algún tipo de acuerdo. Creo que el país sigue siendo muy atractivo , y de una u otra manera habrá al final una regulación para la relación comercial en un marco adecuado. Aunque todavía no haya respuestas para algunas incertidumbres, la empresa que ya hace negocios va a seguir realizándolos, y quienes tengan la intención de iniciarlos tendrán que hacer previsiones del escenario.

— ¿Qué recomendación hace entonces para los empresarios que estén pensando en aventurarse en ese mercado?

— Las empresas leonesas que quieran abrir mercado en el Reino Unido deben hacer un estudio de mercado previo intenso, conocer bien a sus competidores, saber qué oportunidades tienen y cuáles serán las exigencias. El británico es un mercado muy maduro y muy competitivo, cuesta mucho esfuerzo entrar. Por eso los planteamientos deben hacerse a largo plazo, y contando con los recursos suficientes para mantenerlos. Es cierto que para las pymes esta perspectiva supone un gran esfuerzo, pero cualquier plan de negocio debe tener una previsón al menos a tres años. Las empresas no deben obviar ayudas de los organismos públicos, o los planes de internacionalización, por ejemplo.

— ¿Cuál es el principal problema que se encuentran las empresas a la hora de plantearse exportar a ese mercado?

— Los recursos. Muchas son empreas pequeñas, y es un esfuerzo importante abordar un mercado tan competitivo. No vale ir una vez, hay que volver durante tiempo, y diponer de los medios que permitan mantener una continuidad en la política comercial internacional que hayan decidido, Y ese es uno de los principales problemas que encuentran a la hora de triunfar en su proyecto. También es necesario contar con personal cualificado que, en el caso de no contar con un socio de aquel país, pueda representar a la compañía en ferias, congresos,...

— La inmensa mayoría de las empresas locales son pymes y micropymes. ¿Qué dificultades añadidas encuentran?

— Precisamente esa presencia permanente. Lo ideal es buscar un socio en el Reino Unido, ser muy selectivo y actuar con tranquilidad y reflexión a la hora de escoger. Y desde luego ser muy exhaustivo a la hora de realizar todos los estudios necesarios para conocer mercado y competidores. Recurrir a expertos en mercados internacionales relacionados con el sector propio y acudir a los organismos públicos es una gran ayuda. Ellos pueden ayudar a la empresa con participación en las misiones comerciales, lo que supone de entrada una reducción de costes y la posibilidad de llevar contactos organizados en ferias importantes. Una vez que se da el paso es importante contar con un distribuidor o un representante; y alguien que te guíe con la normativa. Ahora es sencillo en algunos puntos, como el etiquetado, común para toda la UE.

— Las misiones organizadas desde las instituciones comerciales ¿son una herramienta eficaz?

— Sí, es importante ir acompañado de profesionales que ya conocen el mercado y orientan. Si la misión está bien organizada, cuenta ya con entrevistas en el país de destino, y contactos agrupados de intereses del sector concreto.

— ¿Qué sectores tienen mejor cabida en ese mercado?

— Un clásico es el agroalimentario, el Reino Unido necesita importar pácticamente todos los productos para su alimentación. También la moda o las infraestructuras, en las que España es muy competitiva, tanto en ferrocarriles como carreteras, energía, renovables,... Y en las TIC. Londres es la capital de la tecnología en Europa, el mercado más importante, en el que se desarrollan muchas sinergias.

— Sean cual sean las nuevas condiciones, ¿el intercambio comercial está asegurado?

—El Reino Unido tiene 65 millones de habitantes y una renta per cápita muy alta, y la inversión española en el país es muy destacad, con 63.000 millones de euros. Las empresas británicas tienen invertidos en España 22.000 millones. También es el principal emisor de turistas a España, este año sobrepasarán los 18 millones. Ocurra lo que ocurra, siempre va a seguir estando dentro de Europa, y seguirá siendo un mercado previsible, serio, organizado y fiable, porque la legislación y la organización no van a desaparecer. Las empresas que vayan allí se van a encontrar con muchos y buenos competidores, que funcionarán en un marco perfectamente regulado y al que las empresas siempre van a querer seguir yendo.