+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La escucha cura

El Teléfono de la Esperanza recibe mil llamadas al año de gente cada vez más joven con problemas laborales y . familiares.

 

La psicóloga Esther Pérez atiende una llamada en la sede de León. - jesús f. salvadores

carmen Tapia | león
15/11/2013

Mil personas marcan cada año el Teléfono de la Esperanza de León con la esperanza de desahogar sus problemas. La pauta es siempre al misma. En todas las llamadas hay un problema de autoestima, una derrota psicológica arrastrada como consecuencia de la crisis económica que acaba con las esperanzas laborales y provoca conflictos familiares. «Cualquier conflicto genera con el tiempo un problema de autoestima», asegura la presidenta, Piedad Pacho, que acaba de tomar las riendas de una oenegé que ha incrementado la asistencia directa a las personas. La asociación ofrece ayuda inmediata, de urgencia y gratuita a personas cada vez más jóvenes, que sufren desempleo prolongado o que se incorporan al mundo laboral con escasas posibilidades de éxito «o que, siempre por la crisis, sufren acoso laboral». «Detrás de cada llamada hay mucha soledad y desconcierto. Y sobretodo, falta de comunicación con las personas que están alrededor».

Y ese es el trabajo del Teléfono, que se inauguró hace seis años en León y que cuenta actualmente con 45 voluntarios preparados para la escucha con cuatro años de aprendizaje, una habilidad que hoy tiene declarado su Día Internacional, que desplazará a Botines a los responsables de la asociación para sensibilizar a la sociedad sobre los efectos beneficiosos que tiene la promoción de «la cultura de la escucha», «ligada a la cultura del respeto al otro y al que piensa distinto, porque sólo a través de la escucha profunda y respetuosa es posible establecer y mantener relaciones positivas y cognitivas».

El teléfono está activo las 24 horas del día en los números 902500002 o el 987876006. Es más que un teléfono. «Hemos visto cómo se modifican los problemas según los cambios de la sociedad. La crisis, las separaciones y la desesperanza de la gente joven angustiados por la imposibilidad de ser independientes. Piensan que no hay salida», asegura la psicóloga, Esther Pérez.

Otras 350 personas asisten a grupos de terapia «gratuitos, solo pone cada uno lo que puede, el que no puede no paga nada», explica Pacho. Los talleres que antes se completan son los relacionados con la autoestima, la alegría de vivir, inteligencia emocional, conocimiento de sí mismo, crecimiento personal, taller del duelo y encauzando las emociones.

«No es una vergüenza pedir ayuda a tu entorno cuando es necesario. Todas las dificultades pueden ser superadas cuando hay alguien a nuestro lado que nos presta su ayuda».





Buscar tiempo en otra localidad