+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

José Luis Nieto. Presidente del consejo regulador cecina de León

«La cecina reserva llegará a más países y a mercados más selectivos»

A punto de lanzar al mercado las primeras piezas con el sello Cecina de León Reserva, cuyas primeras certificaciones se harán mañana en Astorga en el acto oficial de presentación de la nueva marca de calidad, el presidente del Consejo Regulador analiza la potencialidad que supone para el sector este producto. Acaparará el 20% de las 100.000 piezas anuales de las 21 empresas asociadas.

 

José Luis Nieto, en una imagen de archivo, fomenta la cecina en una feria celebrada en Dubai. - DL

A. G. Puente | Redacción
05/10/2011

—¿Y a qué sabe Cecina de León Reserva?

—Tiene más buqué y más sabor que la Cecina de León. Y eso es así por la mejor calidad de su materia prima, de la carne, y de la duración del proceso de curación, que en este caso tiene que sumar como mínimo doce meses, frente a los siete como mínimo de la otra cecina.

—¿Su lanzamiento supondrá también una mayor potencialidad del mercado de este embutido y la posibilidad de nuevos clientes?

—Fundamentalmente supondrá una mayor potencialidad para introducirnos en los mercados gourmet, por la calidad de este producto con un mayor tiempo de curación y una calidad más alta de su materia prima. Podremos colocarla mejor en estos lugares. Llegaremos a mercados más selectivos y a puntos de venta internacionales, donde el precio no tiene importancia.

—¿Cuáles son los retos pendientes para alcanzar una mayor internacionalización?

—Las administraciones deben desbloquear los impedimentos para la importación de carne de la Nafta —un tratado de comercio que une a Estados Unidos, México y Canadá— que mantiene cerrada la entrada de carne de vacuno procedente de Europa. En esa zona hay un gran potencial para la cecina, pero por el momento no podemos llegar. Lo mismo ocurre en países como Arabia Saudí, Emiratos Árabes o Kuwait, donde tampoco podemos entrar desde que prohibieron el vacuno europeo cuando los casos de vacas locas. Actualmente el 80% de nuestras exportaciones tienen como destino la UE, principalmente Francia, Alemania e Italia. El 20% restante se divide entre Oriente Medio, Rusia y Latinoamérica.

—¿Cuándo podrá comprarse ya en las tiendas Cecina de León Reserva?

—El jueves certificaremos con el nuevo sello las diez primeras piezas y a partir de ahí comenzará la comercialización. Hemos seleccionado este momento por la potencialidad de las fechas previas a la campaña de la Navidad y las propias fiestas.

—Del nivel de producción actual de cecina amparada con el sello de calidad de la IGP, ¿qué porcentaje será destinado a esta nueva marca?

—Calculamos, según las previsiones que hemos realizado con nuestros asociados, que será alrededor de un 20% de las 100.000 piezas al año certificadas que producimos en la actualidad.

—El proceso para la consecución de este sello «gourmet», ¿qué exigencias conllevó?

—La UE exige en estos casos la modificación del pliego de condiciones que fija la IGP Cecina de León. Una serie de condiciones que se establecieron desde el Ministerio que posteriormente, una vez cumplidas, las remitió a Bruselas. Tuvimos que argumentar con datos objetivos que cumplíamos los requisitos para tener este sello. Fueron dos años de estudio y supervisión por parte del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León a través de la Estación Tecnológica de la Carne de Guijuelo. Estudiaron diferentes piezas y comprobaron la clara diferencia entre aquellas que tenían más tiempo de curación y mejor calidad en la materia prima y el resto y vieron que se trataba de un producto diferente con mayor calidad. Tras realizar todas estas comprobaciones organolécticas, certificaron ante el Ministerio el producto y éste lo remitió a la UE. A primeros de este año, Europa aprobó la disposición transitoria que nos permite ya usar el sello.

—Gran parte de la carne que utilizan llega de la cornisa cantábrica, ¿por qué no se incentiva la producción provincial para que todo el valor añadido del producto se quede en León, cerrando así el círculo productor y comercializador?

—Lamentablemente la política agraria de la UE no permite que tengamos suficiente con la carne de vacuno de la provincia. Europa ha jubilado a todos los ganaderos a partir de los 55 años dándoles ayudas por dejar su actividad. Además, casi todas las vacas de la provincia son lecheras y cada vez hay menos de carne.

—La agroalimentación ha logrado capear la crisis y mantener su producción y nivel de empleo, ¿cómo lo consiguen?

—Sí, somos de los pocos sectores que resistimos a la crisis y no hemos perdido empleos. En el caso de nuestro producto, por ejemplo, no valen todos los bolsillos, es caro. En momentos de crisis el dinero valora la calidad, el capricho de lo bueno, que no les den gato por liebre. Y nosotros no somos un producto para un mercado masivo. Además, dietas como el método Dukan están favoreciendo el consumo de cecina por su valor proteínico. Cada vez se introduce más en todas las tiendas de embutidos, donde antes sólo había jamón como en el sur de España, por ejemplo. Allí ya empieza a ser muy conocida.

—¿Cuánto cuesta el kilo de la cecina reserva, su largo proceso de curación la encarece?

—Un kilo de cecina normal cuesta de media 13 euros y la reserva supondrá 14,50. La diferencia no es excesiva.