+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Minuto a minuto

Manos arriba con la Ebau

Los alumnos que se presentan a la selectividad, que este año será del 5 al 7 de junio, no pueden llevar al examen ningún tipo de reloj ni mochilas.

 

Alumnos en el último examen celebrado en Derecho. JESÚS F. SALVADORES -

A. Calvo | León
26/05/2019

En Galicia, la comisión interuniversitaria ha prohibido de nuevo a los alumnos que se presenten a la selectividad de este año con el pelo suelto. Una manera de intentar controlar que los estudiantes que acudan a esta prueba decisiva para acceder a la universidad no lleven, entre otras cosas, algún dispositivo que permita que alguien les facilite información desde el exterior. En León no son tan extremos, pero en las instrucción que se da a los alumnos para la realización de la prueba se remarca: «Queda totalmente prohibido tener teléfonos móviles, relojes (todo tipo) y dispositivos electrónicos conectados que puedan almacenar y/o reproducir información». Eso sí, para que los alumnos puedan saber el tiempo transcurrido, en las aulas en las que se desarrollará la prueba se proyectará un reloj para que sepan qué hora es y el tiempo que les queda.

En las instrucciones se añade que la comprobación por parte de los profesores vigilantes en los incumplimientos de esta norma «será causa de expulsión inmediata». La directora del Área de Acceso y Promoción de Estudios y organizadora de la Ebau en la Universidad de León, Esther Seijas, recuerda que tampoco se puede entrar al aula del examen con mochilas, estuches u otros medios de almacenaje, «por lo que es mejor que no los lleven» y remarca que en la mesa sólo pueden y «deben» tener el DNI, la hoja de inscripción y los bolígrafos (azules o negros) necesarios. Incide también en la importancia de llevar el DNI, «que se les olvida a muchos todos los años» y «comprobar y verificar de qué asignaturas se han matriculado».

Otra vez en julio

Este año, la prueba se celebrará del 5 al 7 de junio en la convocatoria ordinaria y del 3 al 5 de julio en la extraordinaria, ya que por segundo año no habrá exámenes en septiembre para igualarse a otras comunidades y facilitar los trámites de acceso a las escuelas y facultades de los alumnos. Para esta convocatoria —aún no se ha formalizado la matrícula— se espera que acudan a las pruebas de la Universidad de León cerca de dos mil alumnos de Bachillerato o ciclos formativos, para los que se prepararán 10.000 exámenes, para atender a todas las asignaturas, tanto las obligatorias como las materias troncales de opción. Todas las pruebas tendrán una duración de 90 minutos y habrá un descanso de 45 minutos entre cada una de ellas. Una vez comience el ejercicio, los estudiantes no podrán abandonar el aula hasta pasada media hora y siempre, aunque lo presenten en blanco, se deberá entregar el examen a los profesores antes de salir sin firmar y sin cualquier tipo marca o señal. Todos los alumnos serán llamados por su nombre y apellido, que se comprobará con el DNI, antes de acceder a la prueba. «Que vengan tranquilos», recomienda Seijas a los estudiantes.





Buscar tiempo en otra localidad