+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

ENCUENTROS DE LEÓN

Rajoy: «Nunca he visto la necesidad de una reforma profunda de la Constitución»

Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero, los dos expresidemte del Gobierno, analizan hoy en un coloquio la consolidación de la democracia en España. Las invitaciones para acudir al Aula Magna de la Universidad se agotaron el primer día. Como aperitivo, ambos han concedido entrevistas en exclusiva a Diario de León; abordan el independentismo, la reforma de la Constitución, una hipotética Región Leonesa o la emergencia de los populismos, cuestiones en las que dejan ver sus enormes diferencias ideológicas, pero también sus muchos puntos en común. Rajoy llevaría a Zapatero a tomar un corto a Patatas Blas, quien le devolvería la invitación con un vino en el Barrio Húmedo..

 

Mariano Rajoy. - CHEMA MOYA

A. CALVO | LEÓN
14/03/2019

MARIANO RAJOY, EXPRESIDENTE DEL GOBIERNO (2011-2018)

Duro con los populismos que «crean miseria» y defensor del consenso para las grandes cuestiones de Estado, Mariano Rajoy enarbola el buen funcionamiento de las instituciones para conservar la unidad de España.

—El de hoy será el primer cara a cara con Zapatero después de que ambos se hayan retirado de la política. ¿Qué es lo primero que le dirá?

—Le saludaré con bastante afecto, porque tenemos una relación educada y cortés. Tenemos puntos de vista muy opuestos en multitud de asuntos pero por encima de ello hemos sabido construir una buena relación. Hemos hablado más de lo que la gente puede imaginar, especialmente cuando él todavía era presidente y yo líder de la oposición.

—¿Que reforma haría usted de la Constitución?

—La que preserve la unidad de España y la igualdad de los españoles y que además goce de un consenso igual o superior al de 1978. Yo nunca he visto la necesidad de plantear una reforma en profundidad de la Constitución y cuando he preguntado a los que defienden la necesidad de esa reforma, nunca he conseguido saber qué cambios proponen. La Constitución se puede reformar y de hecho se ha reformado en dos ocasiones, pero hay que saber muy bien por qué, para qué, cuándo y con qué votos. No tiene sentido reformar una Constitución para empeorarla o para sustituir el consenso por la ausencia del mismo.

—¿Está la unidad de España en peligro?

—España no se rompe porque ha sabido defenderse siempre. Los españoles somos ciudadanos libres e iguales y queremos seguir siéndolo; tenemos además un Estado de Derecho y unas instituciones que funcionan y han sabido responder a los desafíos que se han planteado por muy difíciles que hayan podido ser.

—¿Por qué los dos grandes partidos no han llegado a un acuerdo para frenar el independentismo?

—Yo trabajé mucho para lograr un gran acuerdo nacional a la hora de aplicar el artículo 155 y lo conseguí. Volvería a hacerlo porque creo que en los grandes asuntos de Estado, como la defensa de la unidad de España y de la soberanía nacional, se impone el consenso.

—¿El PP y el PSOE deben asumir alguna responsabilidad ante el crecimiento de los populismos?

—La crisis fue un golpe para mucha gente y en ese ambiente de frustración y malestar prosperan los demagogos. Sin duda hemos cometido errores, unos y otros, pero es más importante lo que hemos hecho bien. Hemos creado sociedades estables, con un nivel de protección social que no existe en ninguna otra parte; hemos creado sociedades moderadas, liberales, donde se respeta a los individuos, donde se convive sin sobresaltos. Otros hablan mucho pero no han acreditado nada. Y otros populistas, desde el gobierno, solo han sabido crear miseria para la población.

—En su última campaña electoral como contrincantes Zapatero pedía que hubiera tensión. ¿Sigue siendo necesaria la tensión en época de elecciones?

—La época electoral es el momento en el que uno tiene libertad para expresarse de modo más exagerado, incluso a veces más de lo recomendable, pero después de las elecciones hay que gobernar el país y serenar los ánimos, volver a unir a la sociedad; por eso es bueno que las elecciones sean cada cuatro años y no es bueno vivir en una campaña electoral permanente.

—¿Cómo valora el baile de políticos de unos partidos a otros?

—En ocasiones es consecuencia de un proceso de reflexión y de evolución personal muy respetable, en otros, es un síntoma de oportunismo y deslealtad. Creo que la gente distingue perfectamente cada caso.

—¿Cómo encajaría la Región Leonesa en un futuro marco constitucional?

—Creo que esta tierra está perfectamente encajada en la actual Constitución.

—¿Hubo algún obstáculo durante sus legislaturas para modificar la ley electoral?

—La voluntad de hacerlo por consenso. Lo que afecta a las reglas de juego no puede ser objeto de reforma por un solo partido, por mucha mayoría que pueda tener.

—¿Sería posible una reforma de la Carta Magna ante la actual atomización ideológica?

—Creo que es difícil, no tanto por la fragmentación de voto como por la actitud cada vez más intransigente de ciertos actores políticos. Hace poco falleció José Pedro Pérez-?Llorca, que fue uno de los padres de la Constitución del 78. La generosidad y la responsabilidad con que se comportaron en la Transición, en unos momentos tan difíciles, debería servir de ejemplo.

—¿El centro se ha quedado huérfano?

—Creo que el centro político, concebido como un espacio de diálogo, de moderación y de respeto al discrepante, está perfectamente reflejado en el PP.

—¿Por qué son tan imposibles en España los pactos de Estado? Por ejemplo para la Educación o la violencia de género.

—Unos son imposibles y otros no. Existe un pacto de estado contra la violencia de género y lo lideró el Partido Popular estando en el Gobierno.

—¿Se debe salvaguardar en la Carta Magna la igualdad entre hombres y mujeres?

—La Constitución consagra la igualdad de todos los españoles por encima de sexo, raza, ideología o religión. Las mujeres tienen sus derechos reconocidos, pero hay que lograr que la igualdad sea una realidad.

—¿Ha estado realmente abandonado el noroeste en materia de infraestructuras y se ha primado al Mediterráneo?

—Yo he hecho todo lo que he podido en un momento de severísimos recortes y eso se ha visto, por ejemplo, en el desarrollo de la Alta Velocidad que ya llega a muchas capitales de Castilla y León.

—¿Cuál sería su propuesta para frenar la despoblación?

—Es muy difícil, porque se trata de un asunto extraordinariamente complejo, pero, de entrada, tiene que ver con la calidad de los servicios que reciben los ciudadanos de las zonas rurales y con las infraestructuras que puedan tener y no me refiero solo a carreteras o trenes, también a un desarrollo digital que les permita emprender una actividad, sin necesidad de trasladarse a las grandes ciudades.

—¿Echa de menos el poder?

—Le he dedicado media vida a la política y lo he disfrutado, no solo el poder, también la vida de partido o las visitas a los pueblos de España. La política me ha dado mucho y yo he dado a la política —a mi partido y a mi país— lo que he podido y he sabido. Ha sido una satisfacción, pero también hay vida fuera de la política y es bonito descubrirla.

—A usted le encantaba la tapa de Patatas Blas, ¿invitaría a un corto a Zapatero ahora mismo?

—Encantado. Tengo una muy buena relación con José Luis Rodríguez Zapatero, mi hermano pequeño fue su compañero de clase y mi padre respetaba mucho al suyo.

—La Universidad de León cumple 40 años. ¿Dónde estaba usted entonces? ¿Qué España recuerda?

—Yo ya estaba en Santiago de Compostela y aquella era una España vibrante e ilusionada. Queríamos ser lo que somos hoy: un país moderno, democrático, europeo. Fue una época preciosa y fue un privilegio vivirla con 20 años.

   
1 Comentario
01

Por Ricardo 11:00 - 14.03.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Duro con los populismos que «crean miseria» ... Justamente RAJOY es máximo responsable de la miseria y pobreza extrema que sufrimos quienes nos dejó en la estacada tras 10 años de crisis. Este tipejo, debería ser juzgado por crímenes contra la humanidad y encarcelarlo de por vida a pan y agua

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla