+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

AYUDA A LA NAVEGACIÓN AÉREA

La seguridad en el aire se gestiona en la tierra

La torre de control de La Virgen del Camino es operada por personal militar al tratarse de una base aérea del Ejército del Aire

 

PEDRO ORIVE | LEÓN
07/12/2018

Los controladores son fundamentales para garantizar la seguridad aérea. Con tal motivo, todos los aeropuertos cuentan con su torre de control, operada por personal civil o militar, en función de la titularidad de la infraestructura aérea. En el caso de León el aeropuerto civil presta servicio en las instalaciones de la base aérea de La Virgen del Camino, perteneciente al Ejército del Aire español, y la torre de control es operada por personal militar.

La torre de control de La Virgen del Camino está integrada en la Escuadrilla de Control de Tránsito Aéreo, al igual que el servicio de Meteorología, Planes de Vuelo y la sección de Apoyo al Transporte Aéreo.

El responsable de la torre de control de la base aérea de La Virgen del Camino es el capitán Jaime López Cerezo, quien ingresó en el mundo aeronáutico militar por tradición. En este servicio trabajan hasta 20 personas.

El controlador aéreo de servicio en la torre de La Virgen del Camino, el sargento 1º Juan Pedro Gómez. JESÚS F. SALVADORES 

Los profesionales que realizan su labor en este puesto cuentan con una formación común para toda la Unión Europea además de la específica militar. Para ejercer deben contar con una licencia europea y someterse a un plan de actualización anual tanto en el ámbito teórico como en el práctico. Otro de los requisitos es superar unos parámetros psicofísicos. Todas estas circunstancias son supervisadas por el Estado Mayor del Aire.

Edificio que alberga la torre de control en la base aérea de La Virgen del Camino. JESÚS F. SALVADORES

Los militares que llevan a cabo la función de control del espacio aéreo pertenecen a la escala de suboficiales del Ejército del Aire. Para acceder a dicha escala deben superar una oposición a partir de la cual inician una dura formación por espacio de cuatro años. Durante los dos primeros adquieren conocimientos en la base de La Virgen del Camino. A continuación se trasladan a Cuatro Vientos, en Madrid, donde al finalizar este periodo logran el despacho de suboficial. Su preparación concluye en la Escuela de Control de Tránsito Aéreo ubicada en la Base Aérea de Salamanca, y si el proceso se supera satisfactoriamente el profesional obtendrá el título de controlador. La formación de los militares es muy completa y en función del destino que ocupen ejercerán como controlador de área, aproximación o torre. En la base aérea de Matacán, en Salamanca, los controladores tienen la posibilidad de intercambiar experiencias y conocimientos con colegas de otros países.

Los integrantes de la Escuadrilla de Control de Tránsito Aéreo son militares excepto los que trabajan en la sección de Meteorología, que pertenecen a la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Según el capitán López Cerezo el controlador “proporciona control y asesoramiento en su área de influencia, apoya las operaciones del piloto en todos los tramos del vuelo y ofrece seguridad”. El oficial afirma que “son los ojos y los oídos del piloto a grandes distancias”.

El responsable de la torre de control de La Virgen del Camino es el capitán Jaime López Cerezo. JESÚS F. SALVADORES 

La torre de control de La Virgen del Camino trabaja con aeronaves tanto civiles como militares y en su labor diaria utilizan para comunicarse el inglés por normativa y el castellano por deferencia. Respecto al trabajo de los controladores, López Cerezo considera que “es indispensable, tanto si el vuelo es instrumental como visual, el que en el argot se conoce como de 'sol y moscas'”.

La mayor carga de trabajo del control aéreo de La Virgen está relacionada con la aviación civil, todo aquello relacionado con los vuelos comerciales, el apoyo a la extinción de incendios, la vigilancia de fuegos, emergencias sanitarias y trasplantes. También prestan servicio a los vuelos militares y a la Unidad de Helicópteros de la Guardia Civil.

Un mapa con rutas aéreas. JESÚS F. SALVADORES

En cuanto al último artilugio que se ha incorporado a los cielos, el dron, la autoridad aeronáutica facilita a los pilotos una serie de normas para su correcta utilización y la torre de control, en este caso la de La Virgen del Camino, también ofrece pautas para evitar posibles incidentes durante el vuelo del dispositivo. Y sobre todo, para permitir que el resto de usuarios del espacio aéreo puedan seguir haciendo uso del mismo, en especial aquellos vuelos relacionados con misiones de evacuaciones médicas, de trasplante de órganos o de lucha contra los incendios forestales.

Instrumental de la torre de control de la base aérea de La Virgen del Camino. JESÚS F. SALVADORES






Buscar tiempo en otra localidad