+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Solcom exige a la Junta «desatascar» la escolarización de Rubén y Daniel

. «La educación inclusiva tiene que ser un derecho real y no ficticio», afirma la vocal leonesa Mari Mar Álvarez.

 

Azucena, Alejandro, Mar Álvarez, Ángela Marqués y Juan Rodríguez. -

ana gaitero | león
14/02/2014

«Desatascar» la escolarización de Rubén y Daniel, los niños de León y Palencia que llevan tres y seis años sin ir a una escuela oficial por discrepancias entre la Junta y sus familias sobre el modelo educativo, fue el objetivo prioritario de la reunión que mantuvo ayer la asociación Solcom con la directora general de Innovación de la Consejería de Educación de la Junta.

«No es normal que lleven tanto tiempo sin ir a la escuela, con procesos judiciales en curso que van a llevar mucho tiempo y que lo único que haga la Junta sea denunciar a los padres», afirmó Mari Mar Álvarez Carballo, vocal de Solcom.

La asociación defiende la educación inclusiva como «un derecho humano reconocido para los niños que no tienen por qué estar segregados del resto de la sociedad y para los padres y madres, que tienen derecho a elegir el modelo de educación», añade la cistercense.

«La educación inclusiva tiene que ser un derecho real y no ficticio», recalcó. Solcom seguirá adelante tanto con el recurso de amparo para el caso de Rubén como con la demanda ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo para Daniel, un niño con autismo de Palencia de 11 años que desde los 5 no va a la escuela al negarse su madre y su padre, Azucena y José Alberto, a escolarizarlo en un centro especial.

«Queremos que la educación inclusiva sea un derecho real y no ficticio, que se practique y no se quede en el papel», afirmó ayer la vocal de Solcom, la cisterniense María del Mar Álvarez Carballo, tras tres horas de entrevista en la Consejería de Educación con Pilar González.

Es la primera vez que la Junta escucha las demandas de inclusión educativa de la asociación Solidaridad Comunitaria con las personas con diversidad funcional y por la inclusión social (Solcom). «Hemos visto interés en hacer ajustes y en avanzar», admitió.

En la reunión estuvieron Azucena, madre de Daniel, Alejandro, padre de Rubén, el abogado de Solcom Juan Rodríguez Zapatero y dos procuradoras socialistas, entre ellas, Ángela Marqués.