+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EL ESTADO DE LA SANIDAD

Trabajo da tres meses a Sacyl para reformar Urgencias por los riesgos de la falta de espacio

La Inspección confirma la denuncia de USO de las dificultades de los sanitarios para moverse y un uso adecuado de equipos

 

En Urgencias hay una sala con 15 camillas y sillas de ruedas que atiende un enfermero. DL -

P. INFIESTA | LEÓN
21/04/2019

La Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social ha dado al Sacyl un plazo de tres meses para solventar la zona de boxes de Urgencias en el Hospital leonés, después de comprobar in situ que «las deficiencias del servicio generan riesgos ergonómicos para los trabajadores y dificultades para el uso correcto de equipos e instalaciones». La Inspección actuó tras el requerimiento del sindicato USO, quien denuncia «el alto riesgo» con el que trabajan los médicos, enfermeros, auxiliares y celadores en Urgencias «por saturación, falta de recursos humanos y materiales».

Un problema que deriva en parte de la concentración de más de 350 pacientes en un espacio que consideran que «se ha quedado pequeño y obsoleto». La ratio de sanitarios por paciente se ha elevado un 34%. Además, el sindicato señala que en material «se está adquiriendo el más barato y al final se paga». Como ejemplo, destacan las agujas, con un protector ahora de plástico «que implica más riesgo de pincharnos al tener que retirar esa protección, un mecanismo que antes no necesitábamos manipular. Son agujas sin casi bisel, que a la hora de canalizar se desmontan y acaba rompiendo la vena. No solo se produce doble gasto, porque tienes que usar otra aguja, sino que provoca daño y la imagen del paciente es que mal lo hacemos».

Junto con esa accidentabilidad, USO resalta que la escasez de espacio en los boxes les obliga a trabajar muy doblados. «El espacio es tan limitado que hay una camilla pegada a los armarios y al lavabo. Para sacar una manta, tenemos que mover al paciente», explica Carlos Agustín Quiñones. En esa estrechez, se llega a aprovechar el mismo aparato que se conecta a las mascarillas para aspirar o dar oxígeno a varios pacientes en camilla, separados sólo por la cortinilla. El aparato llega a ambos con una tirolina, «pero si se produce algún reflujo, se puede contaminar. Además, si un paciente padece un cólico y el de al lado una gripe y no para de toser, al estar separados sólo por una cortina, es más fácil contagiarse», apuntan.

USO exige la prometida reforma de Urgencias para ampliar de los 600 metros cuadrados actuales a 1.000. Unas obras valoradas en 800.000 euros que aprovecharían parte del aparcamiento de ambulancias para ganar una sala de espera, pero que se demoran ya más de un año. El sindicato ha constatado que la avalancha de usuarios en Urgencias se debe al «descrédito de la Atención Primaria, al envejecimiento de la población y al aumento de los casos de pluripatologías».

Por eso pide planificar y buscar soluciones. De hecho, calculan que de diez pacientes que acceden a Urgencias, siete son ya mayores y entran a boxes. «Cuando hay que priorizar, a los jóvenes se les supone mayor aguante al dolor y se les pasa a consulta, porque los boxes ya están ocupados por mayores. Un abuelo con dolor de garganta, pero que también tiene alzhéimer, va a camilla, no a consulta».

La gerencia del Hospital «alude estar atada de pies y manos, debido a que la partida presupuestaria para la reestructuración del servicio no es dada de paso en Valladolid, por lo que hemos pedido a la Inspección que dicte una resolución definitiva», apuntan. También muestran su «indignación absoluta por el trato dado desde Valladolid al Complejo Asistencial de León y a sus trabajadores de Urgencias que, sabiendo las indicaciones dadas por Trabajo, sigue permitiendo que los empleados se encuentren en situación de riesgo».





Buscar tiempo en otra localidad

   
1 Comentario
01

Por Ricardo 17:24 - 21.04.2019

Qué raro que esto pase en la sanidad mejor valorada del mundo, en la comunidad autónoma mas subdesarrollada, empobrecida, desigual, corrupta y desequilibrada de Europa. Donde los servicios sociales son inexistentes y los fondos multimillonarios de las políticas activas de empleo se reparten entre funcionarios, sindicatos y empresarios simpatizantes