+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Un 39% de la población de la ciudad vive con niveles de ruido que superan el legal

La contaminación acústica alcanza en el horario nocturno a 65.085 ciudadanos, el 49% de la población.

 

La contaminación acústica afecta a 72 de los 85 centros docentes de la capital leonesa. - jesús

a. caballero | león
18/06/2012

Mucho, mucho ruido, como en el estribillo de Sabina, es lo que sufren el 39% de los habitantes del municipio de León, donde hay 51.680 personas que viven a lo largo del día expuestos a niveles que superan los parámetros de referencia fijados por la Ley del Ruido de Castilla y León. Indicadores sacados de los datos asentados en el mapa del ruido, elaborado por el Laboratorio de Acústica Aplicada de la Universidad de León, cuyos técnicos han tomado cientos de mediaciones en el transcurso de un año. El minucioso rastreo de campo en el que se detalla que ni el ruido ferroviario ni el industrial tienen incidencia en la vida de los leoneses, sino que es el tráfico, sobre todo la ronda, el causante del alto porcentaje de vecinos que tienen que convivir con contaminación acústica.

La distribución por franjas horarias del ruido guarda parámetros similares durante la mañana, en la que la población afectada llega a 37.958 personas (el 28,7%), y la tarde, cuando el porcentaje baja a 34.703 ciudadanos (el 25,1%) que viven con ruidos que superan los valores límites legales, que de las 08.00 a las 23.00 horas está marcado en 65 decibelios ponderados (dBA): la unidad de nivel sonoro medido con un filtro previo que quita parte de las bajas y las muy altas frecuencias. Una barrera que en la Ley del Ruido se rebaja a 55 decibelios ponderados por la noche, entre las 23.00 y las 08.00 horas, lo que hace que la exposición a ruidos por encima de lo regulado afecte a 65.085 leoneses, un 49,1% del padrón total del municipio.

Esta influencia de la contaminación acústica en las «áreas de ocio nocturno ya se intenta atajar con la aplicación de la Zona Acústicamente Saturada y la Zona de Respeto», como indica la concejala de Urbanismo y Medio Ambiente, Belén Martín-Granizo, quien recalca que sin tener «grandes problemas» hay que caminar hacia la reducción del ruido viario.

Un foco causante de que por número total de afectados con niveles por encima de los 65 decibelios ponderados, destaque el distrito 3, que engloba los barrios de Eras de Renueva, la Inmaculada y La Asunción, donde 9.766 personas sufren ruidos excesivos, y el distrito 6, que abarca La Lastra, San Claudio y La Chantría, con 9.513 vecinos afectados. Dos distritos, con gran densidad de población, también son los más afectados cuando se acota el ruido diario y vespertino, así como por la noche.

No guarda el mismo orden si se evalúa por porcentaje de la población del total de su distrito. En ese análisis sobresale el reseñado con el número 2, que se contiene entre el Bernesga, Suero de Quiñones, Padre Isla y Ordoño II. Ahí, en es mancha de terreno con gran densidad residencial y comercial, además de numerosos edificios administrativos, el 54,8% de los residentes sufren niveles superiores a los legales, a lo largo del día, mientras que por la noche se incrementa hasta un 82,7%: 8.590 de las 10.401 personas censadas.

Para definir la incidencia del ruido en la zona peatonal se acota un distrito que suma el Barrio Húmedo y San Marina. Una zona en la que el 18,9% de los 5.162 habitantes vive con niveles de ruido por encima de lo establecido por ley; cifra que se eleva hasta el 25,1%, 1.314 personas, si se mide el ruido nocturno. Mediciones que se hacen a largo plazo, no restringidas a los fines de semana, cuando se incrementa de forma considerable a pesar de las restricciones obligadas por la declaración de Zona Acústicamente Saturada.

   
1 Comentario
01

Por Julajop 9:55 - 18.06.2012

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Yo vivo en la Zona de la Calle Ancha y es insufrible el ruido de bares como el Ginger. En las casas se oyen contínuos bum,bum machacones que atacan los nervios de los más tranquilos. Lo curioso es que los gritos de la gente molestan menos. Es increíble que en una cuidad europea como León se autoricen 90 decibelios en locales en donde vive gente próxima.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla