+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

en maduración

El vino que de niño fue mosto

La DO León organiza una cata del caldo aún sin fermentar para que los escolares conozcan las variedades y el proceso de elaboración.

 

Los escolares disfrutaron de la cata. FERNANDO OTERO -

07/11/2018

á. c. | león

El vino, de niño, empieza por ser mosto. Para que aprendan cómo comienza el camino de esta maduración, la DO León citó ayer a medio centenar de escolares de 10 y 11 años del colegio San Juan de la Cruz en la Casa de las Carnicerías. Allí, los menores pudieron conocer que la uva de prieto picudo es «la única del mundo que tienen forma de balón de rugby»; que el líquido que sale de ella al estrujarla, pese a tener color oscuro, «es transparente», al igual que sucede con la de albarín, porque «el color lo coge cuando está más tiempo en contacto con la piel»; y que «el picor que se nota en la lengua se da cuando está empezando a fermentar». «Quiero que se lo contéis a vuestros padres», pidió el director técnico del organismo que agrupa a las bodegas, Alejandro González.

La cata de mosto, organizada dentro del mes de la DO Tierra de León de la Capital Española de la Gastronomía, sirvió para que los menores probaran las dos variedades de uva que sólo se dan aquí y conocieran el proceso que lleva a que sean vino. La experimentación, que complementaron luego con una degustación de chocolates Santocildes, permitió que experimentaran que la variedad albarín «está más ácida», como concedió Samuel Puga, quien aventuró que le gustaría «hacer vino» aunque aún no la haya probado. «Sabe raro, ácido, pero no mal», le apuntó a su lado Víctor Liébana, mientras apuraba el mosto.