+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

FUERA DE JUEGO

Achicando espacios

 

cARLOS FRÁ
17/01/2019

El fútbol cambió radicalmente con la implantación del achique de espacios. Cuanto más prietas las filas menos hueco para el rival. De los cien metros de largo que tiene el campo apenas se ocupan ahora veinte. Y esa franja, todos juntitos, se traslada de área a área con escaso efecto fuelle.

En los partidos políticos se practica ese efecto fuelle con gran eficacia. Sólo los más torpes se condenan al olvido al no juntarse al líder más propicio, para abjurar sin pudor de él en cuanto cae en desgracia. Prietas las filas, sí, pero sabiendo con quién en cada momento.

Ahora toca hacer las listas electorales. Se van conociendo cabezas de cartel pero aún falta mucho. Y los que aspiran a completar alineaciones en puestos de salida hacen la goma —como dicen los ciclistas—, el acordeón e incluso el fuelle oteando cualquier movimiento.

Los partidos políticos también achican espacios para intentar acaparar bolsas de voto en un mapa que cada vez se hace más volátil —pesa el meme de la semana—, con una ciudadanía propensa a buscar esperanzas en medio de tanto ruido, en demasiados casos interesado. La falta de espacios o mejor dicho la pugna por ellos ha marcado claramente la evolución del voto en ese pluripartidismo sobre el que queda la duda de si es hoja perenne o caduca. La prometedora pujanza de UPyD se diluyó cuando su espacio lo engulló el naranja de los Ciudadanos. Y ese mismo espacio, de los descontentos del PP que se escoran a la derecha, tiene ahora nuevo postor, con ese Vox que al final viene al mismo lugar, por lo que cabe la duda de si no devolverá a los naranjas —que nunca se sabe si van o vienen— hacia su Cataluña natal. Lo saben bien quienes buscan puesto de salida y se percibe con claridad en quienes llaman a las puertas para hacerse hueco en las listas.

Y si esto ocurre por estribor, en babor tampoco salen las cuentas. Resulta que la suma de Podemos + Izquierda Unida es una ecuación negativa. O sea, suman menos votos que por separado. Con un PSOE renaciendo, el voto útil puede retornar a donde siempre y hacer que En Común sea en realidad de nuevo más cuestión de anacoretas.

Faltan menos de 130 días para el 26 de mayo y está todo por decidir. Hay hartazgo, sí. Pero el panorama es difuso. Las crisis suelen acentuar los extremos. Quizá por ello todos repudian el centro. Pero de momento, prietas las filas y todos a achicar... listas.



Buscar tiempo en otra localidad