+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CORNADA DE LOBO

A conllevarlo

 

PEDRO TRAPIELLO
10/12/2015

Decía Ortega y Gasset (uno de los dos) que «el problema catalán» nunca se solucionaría y que «lo único que puede hacerse es conllevarlo». Al diccionario, nen... Conllevar: Soportar con resignación una enfermedad, una pena o una situación que no satisface completamente.

Ortega sabía precisar conceptos y lucía pluma además de pensamiento.

El dramón catalán le dolía desde su amplitud de español, le desasosegaba... y 85 años después se le ve profeta en esto, pues lo de Cataluña sigue sin solución; y seguirá.

A conllevarlo, pues. Y resígnate: Este mal que no mejora... no es de ahora.

Ortega vino a dar un mitin al teatro Principal de León en 1931 para currarse su única acta de diputado a Cortes (la pilló por Valderas), pero no habló de lo tópico que aquí se espera (el carbón, la industria a pedales, las escuelas, la reforma agraria), sino del asunto que a él más le obsesionaba de aquellas Cortes constituyentes: el estatuto de Cataluña que habría de aprobarse alentando unos cuantos males y atropellos que se verían acto seguido.

Un año después, en mayo, se debatió en Cortes ese estatuto y Ortega largó un vibrante discurso que es una pieza de oratoria parlamentaria que para sí pediría Castelar (se puede leer entero rogándoselo al dios Google).

Después de todo -dijo allí-, no es cosa tan triste eso de conllevar. ¿Es que en la vida individual hay algún problema verdaderamente importante que se resuelva? La vida es esencialmente eso: lo que hay que conllevar, y, sin embargo, sobre la gleba dolorosa que suele ser la vida, brotan y florecen no pocas alegrías.

Añadía Ortega que también tenían su problema catalán los ingleses, belgas, alemanes, italianos, eslavos... toda Europa, salvo Francia, cuyo centralismo napoleónico trababa identidad... y que en todas esas naciones sus conflictos regionales también eran viejos y perpetuos... pero aceptaron conllevarse.

Anota: la cencerra catalana ya no dejará de sonar en estos prados del común; la lleva al pescuezo «el buey suelto que bien se lame», buey que hoy bufa inquieto, amoscao. Sócrates serena el clima y tranquiliza: «Mientras sólo sean cencerras, se sobrelleva».






Buscar tiempo en otra localidad