+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

cuarto creciente

Ha estallado el ‘brexit’

 

carlos fidalgo
17/01/2019

El brexit se ha estrellado en el Parlamento británico. Y el impacto ha sido tan poderoso que los cimientos de Westminster, una de las cunas de la democracia, se han resentido como si hubieran sufrido el efecto de una detonación. Han temblando las columnas del palacio, sostén de la soberanía popular, y la onda expansiva ha sido tan envolvente que ha agitado las cabezas de los diputados, los obcecados en castigar a la primera ministra por haber negociado ‘mal’ el acuerdo de salida de la Unión Europea —y eso significaba que, afortunadamente para los que vivimos a este lado del canal, no ha tenido capacidad para imponer sus argumentos— y los que han apostado por el pacto como la única salida posible para evitar el desastre que se nos viene encima.

El brexit le ha estallado a Theresa May en las manos, como una bomba de relojería. Y la primera ministra pasará a la historia como la protagonista de la mayor derrota de un Gobierno británico en cien años.

A Theresa May, que está lejos de ser aquella dama de hierro que cayó sobre la política británica en los años ochenta como el martillo de un herrero sobre el metal candente, le crecen los enemigos en su partido. Y el laborista Jeremy Corbyn, que siempre ha sospechado de Europa, presentaba ayer una moción de censura para desalojarla del poder.

El brexit ha explotado en el Reino Unido. Y las partículas tóxicas de aquel referéndum de resultado nefasto nos salpicarán a todos. El miedo a la inmigración, la xenofobia que late detrás de los defensores del no, el rancio orgullo inglés, que siempre presumió de su aislamiento, el carácter excluyente de los nostálgicos del colonialismo, trasnochados que echan de menos la grandeza del Imperio Británico, son enfermedades contagiosas. Un mal que se propaga como un incendio.

Ha estallado el brexit. Nos ha estallado a todos. A los irlandeses y a los gibraltareños, sobre todo, y a los que siempre nos hemos sentido un poco anglófilos porque disfrutamos de las novelas de Jane Austen, el cine de David Lean y la música de Led Zeppelin y Los Beatles. Se ha estrellado, sí, el brexit sin acuerdo, y el golpe ha sido tan demoledor que los cimientos del sentido común están temblando. Otra vez ha triunfado la estupidez.



Buscar tiempo en otra localidad