+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

PENSAMIENTO CIRCULAR

Pequeños gestos ante grandes retos

 

MARÍA CARNERO
17/05/2019

Los grandes cambios llegan con los pequeños gestos, y más si hablamos de medio ambiente donde los grandes retos que se plantean actualmente solo saldrán adelante con el compromiso de todos y cada uno de nosotros. Los pequeños gestos, las aptitudes y sobre todo nuestros hábitos son más que nunca decisivos para vencer al cambio climático y a la destrucción de la biodiversidad, una destrucción que desde las ciudades no apreciamos pero que desde el mundo rural ya está empezando a condicionar su forma de vida. Para revertir esta situación, la Reserva de la Biosfera de Omaña y Luna, en su incansable empeño por sentar las bases de la sostenibilidad ligada al desarrollo económico del territorio, acogió el pasado fin de semana un taller participativo sobre el cambio climático y acción local, organizado por la asociación Territorios Vivos. En este encuentro se puso de manifiesto la extrema vulnerabilidad de las zonas de montaña como las que pueblan la zona norte de la provincia de León a las consecuencias del cambio climático, que tienen un efecto directo en las actividades socioeconómicas de estas zonas. Que en enero rocemos los veinte grados o que no llueva en semanas poco o nada puede afectarme, por ahora, desde mi silla de la redacción de este periódico, pero esos anormales cambios de temperatura, las sequías y los incendios forestales son toda una sentencia de muerte para las zonas rurales, ya que condiciona sus cultivos, su manera de utilizar el agua y su disponibilidad del suelo, lo que agrava su despoblación y avanza en su desertización, algo que si no actuamos ya se convertirá en un problema irreversible. De lo que sí podemos presumir hoy es de que tanto sacrificio humano que en las cuencas leonesas ha supuesto el fin de la minería del carbón y el inevitable cierre de las térmicas ha servido al Gobierno central para sacar pecho en Europa. Y es que el plan integral nacional de energía y clima de España, elaborado por el equipo de la ministra Teresa Ribera, ha sido calificado como el mejor de la UE. Ahora solo nos queda ponerlo en marcha y conseguir el reto de emisiones cero en 2050. Desde luego que el precio que han pagado las cuencas ha sido demasiado alto para dejar pasar por alto esta oportunidad.





Buscar tiempo en otra localidad