+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

león en verso

Y los pobres son los nietos de los ricos

 

luis urdiales
10/04/2019

Los nietos de los que denunciaron con brocha gorda y pintura negra en la calle San Antonio que la UCD, el PCE y el PSOE vendieron a León, (para que los que volvían vivos del Virgen Blanca y el Princesa Sofía supieran lo que tenían por delante), se dedican a emborronar en las paredes de Santa Ana eslóganes del contra espionaje; Castilla es mi hermana (mi trena, según el documento original) y León mi libertad; a ver si al final consiguen el golpe de suerte que persiguieron con ahínco y sin éxito las anteriores generaciones de la familia; los nietos de los pobres (de los pobres hombres más que hombres pobres) que mordieron el anzuelo en los ochenta pelean por cambiar su relación con el poder, el pelo en la solapa y el terciopelo de moqueta; suponen que con una pintada pueden hacer frente a la realidad de las urnas, como si las paredes fueran en efecto la pantalla de la Sexta, y los mensajes cincelados a spray se deglutieran igual que las monsergas de los medios ideologizados. Que los nietos de los pobres estaban condenados a ser los ricos fue proverbio indiscutible, en base a esa cadena vital que convierte un ideal en imperio gracias al empeño de los hijos que se dejan el alma en el nombre del padre; y luego, llega el heredero mal criado entre algodones y vicios, que no necesitó jamás saber lo que significa ganarse el pan con el sudor de su frente, y arroja por el váter cuatro, cinco o siete décadas de primaveras floridas y horizontes radiantes que alcanzan hasta los dominios de la vista; también en la política. En León, resulta más usual que se desande el camino; es más fácil encontrar pobres nietos de ricos, que tenían perspectivas y sueños, aunque fuera después de comer, hasta que el big bang de la socialdemocracia autonómica le estalló en los morros a la generación del 69, y nos hicimos cargo de que lo mejor que nos podía pasar era extinguirnos, como los urogallos. Y así, los nietos de los pobres de León a los que la UCD, el PCE y el PSOE dejaron tirados en 1981 son los pobres de hoy, que se quedaron atrás, relegados, perdidos, descarriados. No los busquen en los mítines. Otro fenómeno que se explica mejor con un twit de Donald John Trump o Jeffrey Preston Bezos que con una máster class de Zapatero; o una tesis de Pedro Sánchez.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla