+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

FUERA DE JUEGO

Respeto médico

 

CARLOS FRÁ
31/01/2019

Hace unos días tuve que entrar en un centro sanitario. Por aquello de tranquilizar a unos y de disipar esperanzas a otros diré que iba como acompañante a una consulta rutinaria. Afortunadamente no soy usuario habitual de estos establecimientos y me sorprendió el gentío que deambula por todos los rincones. Me ocurre cada vez que me tocan deberes sanitarios, alucino con esa especie de caos con miles de personas que en realidad son atendidas debidamente, a pesar de que las críticas hacen tanto ruido que a veces cuesta percibir la realidad. Las encuestas sobre el grado de satisfacción ponen en estas tierras un notable alto a esa profesionalidad que se merece un poco más de respeto.

Otra cosa es que hay problemas. Que las cosas no siempre se hacen bien en los despachos. Que el dinero, escaso, se puede gastar mejor, quizá con más atención y sin tanto chollo de amig@ haciendo campañas informativas y de concienciación. Pero tanto ataque pone en la picota a quienes se afanan día a día, en una situación similar a la que se vive en otros sectores, como puede ser el educativo, y en ambos casos los calificativos que se ponen son mucho más importantes que lo que piensan algunos, que reparten gratuitamente caos, desastres... en un país donde se llegan a usar palabras como terroristas o genocidio en ‘vacío’, devaluándolas para cuando en realidad hacen falta.

Recuerdo el caso de la autopista León-Astorga, tantas veces convertida en la de menos tráfico de España. Pero resulta que eran otras las que quebraron porque nadie iba por ellas y que en la estadística se registra la mitad de tráfico que en la de Asturias.

Son ejemplos de la importancia de afinar en el análisis. Cada año son innumerables las alabanzas y agradecimientos a sanitarios en las cartas al director y casi nulas las quejas.

La demagogia obliga a desplazar a profesionales a donde ya no queda nadie. Y esconde que detrás de todo está la infrafinanciación de las autonomías, porque no es lo mismo atender a miles de pacientes en las urbes que a decenas desperdigadas por pueblos. Pero sobre este tema se pasa de puntillas y se inflan burbujas mentirosas como la del centro de Fuentesnuevas que no tenía calefacción o los no gusanos en la comida del colegio de Toral. Esperemos a mayo. Pase lo que pase, todo será distinto en Sanidad y Educación en una autonomía que es víctima de un régimen que agoniza.