+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

AL TRASLUZ

Con o sin barriga

 

EDUARDO AGUIRRE
12/04/2019

El colmo de un indeciso es titubear si lo es. «¿Indeciso yo? Hum… eh…no sé.» Ahora se nos dice que los resultados electorales van a depender de los dubitativos. ¿Y quiénes son? Aquellos que, pongamos por caso, aún no saben si Paquirrín les gusta más con barriga o sin ella. Se lo tienen que pensar. Vale, es posible que haya sido un ejemplo algo capcioso, pero no menos que esa mesa de trucos que son ciertos estudios de intención de voto. Por supuesto, no todos nuestras dilemas son iguales en su importancia, ni conllevan el mismo comecome. En estas elecciones nos jugamos mucho. Tanto, que no es un juego. Lo cierto es que la política rara vez te pone en la tesitura de elegir si prefieres cenar con Jennifer López o con Eva Mendes, con Brad Pitt o con George Clooney. Más frecuente resulta que la elección consista entre recibir sopapo, mandoble o patada en los mismísimos.

Cómo para no dudar. En fin, el indeciso electoral es aquel que aún no sabe si votará al bueno, al feo o al malo. Pero, ¿acaso son iguales? Llegado el momento vote al partido que más coincida con sus valores, o —al menos— al que no sea una amenaza para los mismos. Porque en estos comicios, digámoslo ya, elegiremos entre diferentes modelos de sociedad; unos pueden ser compatibles entre sí, pero otros se anulan o para existir necesitan la destrucción del otro. Que la indecisión sea, pues, un estado pasajero y consecuencia de la cavilación responsable, no de la modorra. No cabe escoger la papeleta mediante el pito pito gorgorito. Esta vez, no.

Pero mucho peor que los hamletianos son aquellos que no se quieren dar por enterados. Ayer, en la Universidad Autónoma de Barcelona, los separatistas intentaron boicotear un acto de la candidata del PP. Pese a que editaron el video en su digital, La Vanguardia titulaba así de melifluo: «Álvarez de Toledo increpada al llegar a un acto constitucionalista en la UAB» ¿Solo increpada? Y con un subtítulo de ceguera cómplice: «Ha tenido dificultades para acceder a la universidad». ¿Solo dificultades?

Estar indeciso no es malo, pero tampoco conviene eternizarse. Porque luego de nada le valdrá ya ir llorando por las esquinas: «A mí me gustaba más Paquirrín con barriga». Ah, se siente.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla