+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LA GALERNA

Todo es cuestión de tiempo

 

ANA GIL
08/01/2019

Otra Navidad que acaba y otro año que empieza. Dicen que a medida que sumas dígitos a tu fecha de nacimiento el tiempo avanza más deprisa. Y debe ser verdad. Cuando éramos pequeños, los veranos eran largos e intensos y doce meses daban para mucho. Para casi todo. Ahora el tiempo se escurre entre los dedos. Apenas saboreamos el regusto que deja el roscón de Reyes para vernos de nuevo ante una procesión de Semana Santa o planificando con prisa las vacaciones de verano. Y vuelta a empezar. El ritmo vertiginoso de las agujas del reloj no nos da tregua.

Yo al 2019 le pido tiempo, de ese que nadie tiene. Todo es cuestión de tiempo, un bien cada vez más codiciado porque sabemos que nunca da marcha atrás, aunque lo olvidamos. Estamos enfermos de falta de tiempo. Nos lo recuerdan los videos de final de año reenviados a los grupos de whatsapp. «Tenemos que vernos más», se decían con melancolía en uno de ellos dos amigos después de reencontrarse tras meses sin tener noticias el uno del otro. Y el video en cuestión se hizo viral porque a casi todos nos pasa lo mismo.

El comienzo de año suele ser momento de planificar lo que está por venir. Yo deduzco que muchas cosas de este 2019 también van a ser cuestión de tiempo. Tiempo para pensar qué le está pasando a una sociedad enferma por los abusos sexuales que se suceden casi a diario, tiempo para recapacitar si de verdad queremos una política podrida que apenas deja ya visos de esperanza en que algo vaya a cambiar. Se abre un año electoral que ya resulta cansino nada más empezar, porque sentimos que los políticos tampoco dedican tiempo a pensar en lo que de verdad hace falta. Que los Presupuestos no se alarguen más y que tampoco lo haga la gresca catalana que tanta energía nos está consumiendo. Porque los años pasan y algunos parecen no enterarse de que alargar los conflictos no los soluciona, sino que los enquista y los hace crónicos. Menos tiempo para el vaivén de los restos de Franco, porque la mejor manera de ningunear a alguien es olvidarlo cuanto antes y algo más para el capital humano, que es el de que verdad importa.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla