+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

león en verso

Vox sos el amor de mi vida

 

luis urdiales
24/04/2019

Albert necesita de unos timbales para hacer lo que Arrimadas desenvuelve con un violín; por eso hubo quien se dejó las uñas en conseguir un pase, con el mismo ímpetu que se envían contra etiquetas del café soluble para ganar un sueldo de por vida en este nuevo fenómeno que mide la convivencia en pareja; sin plaza entre la selecta concurrencia al tele club de Botines, no hay constancia de si el instante, la primera vez con Inés, tuvo que ver con el glamour, en plan Hillary en el Greenwich de Connecticut, o con las mariposas ideológicas que revoloteaban por el estómago cuando la chavala que nos gustaba comenzaba a bajar las escaleras del Yanis. Las dudas que vino a despejar Inés, esa reina liberal, primera de la dinastía que toma nombre de un valle más leonés que el frío, eran la esencia del mensaje embrollado en el que se reboza Sánchez para lograr que todo parezca un accidente. Tendrán que invocar a Inés cuando una de esas tres derechas contra las que espoleó a León ya hace dos meses Luis Planas cambie los votos de urna y se ponga posesa a investir alcaldes socialistas antes de San Juan, y mandatarios autonómicos, y presidentes de diputaciones (que el próximo de la leonesa pueda llegar o no de la Hoya Berciana, ya es harina de otro costal). Si enrolan candidatos que proceden del abierto hasta el amanecer de la izquierda, mal van a apoyar acuerdos programáticos de gobierno de la derechita cobarde. Al disperso electorado conservador de León le han dejado la campaña para poco más que declararle a diario su amor incondicional a Rosa Belmonte, alfombrar de pétalos la lectura a Emilia Landaluce o repasar las memorias de Enzo Ferrari, cuando aclaró que la aerodinámica es el recurso de los que no tienen motor. No ven mejor forma de llegar al núcleo y evitar confusiones de los códigos primarios del color que protagonizaban la merienda de la EGB con las canciones de Gaby, Fofó, Fofito y Milikito: azul, naranja y verde. Desde aquella noche lluviosa de abril, del antes de Inés y después de Inés, el bloque de diestros leoneses, y aledaños, sabe que tiene un alma que no tenía; para todo lo demás, Vox; Vox sos el amor de mi vida, tan porteño, musical y emocionante en boca de esos a los que hace tilín el séptimo de caballería.





Buscar tiempo en otra localidad