+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Alonso niega que se explotara el Feixolín después de ser clausurado

 

m. j. muñiz | león
17/04/2012

Victorino Alonso negó ayer ante el Juzgado de Villablino que el cielo abierto del Feixolín se hubiese explotado después de ser decretada su clausura, y aseguró que sólo se han realizado las tareas de restauración a las que le obliga la ley, de acuerdo con el proyecto presentado previamente ante la Junta de Castilla y León, que además vigiló la correcta realización de estos trabajos.

El empresario minero declaró ayer en calidad de imputado ante el Juzgado de Villablino, por unas diligencias previas abiertas en el 2006, a las que se acumularon otras posteriores del 2009, según explicó ayer el abogado de Alonso. Las diligencias contemplaban el impago de las nóminas de un mes, que según el abogado no fue tal, sino un retraso de 14 días por falta de fondos que luego se subsanó sin que hubiese actuaciones possteriores por parte de los trabajadores; y por otro las presuntas desobediencias al no detener la explotación de la corta después de que se dictaran las sentencias que dejaron sin efecto las licencias urbanísticas y el plan de explotación y restauración que habían aprobado el Ayuntamiento de Villablino y la Junta.

Autorizaciones

Victorino Alonso recordó que el cielo abierto tenía las autorizaciones del año 1986, y que se explotó con normalidad hasta el 2006. Entonces una sentencia del Juzgado de lo Contencioso número 2 de León y otra posterior del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, ordenaron la paralización de la corta al considerar que las licencias concedidas no eran las adecuadas.

Las sentencias ordenaban también la restauración del cielo abierto, cuyo proyecto se presentó ante la Junta y las obras se realizaron entre el 2006 y el 2009.

Según explicó el abogado, el hecho de que se utilice la misma maquinaria para explotar la corta que para restaurarla, puede llevar «a que alguien no experto, al verlo desde fuera, confunda la restauración con la explotación». Sin embargo, el empresario aseguró que sólo se habían llevado a cabo las actuaciones autorizadas por la Junta y bajo la vigilancia de esta.



Buscar tiempo en otra localidad