+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Arrancan el escudo de la Casa del Marqués en el despoblado de Bécares

Los vecinos de Alija del Infantado adquirieron la finca para el cultivo de cereales.

 

Arrancan el escudo de la Casa del Marqués en el despoblado de Bécares -

A. Domingo | Alija del Infantado
25/06/2012

La Casa del Marqués de la dehesa de Bécares ya no luce en su fachada el escudo heráldico que se situaba en su fachada principal, sobre el dintel de la puerta en el que la inscripción «año 1825» da a entender la antigüedad de una construcción que se encuentra en un lamentable estado de ruina.

Según Victoriano Villar, uno de los múltiples propietarios de la zona y concejal del Ayuntamiento de Alija, «alguien ha quitado el escudo hace tres meses escasos», de un inmueble que, asegura, pertenece a un grupo de vecinos de la villa del sur de la provincia. El hecho no se ha puesto en conocimiento de las autoridades, aunque hay quien señala a quién podría haberse llevado la piedra labrada.

El escudo de armas se encuentra, señaló, en un cobertizo de su agrícola, abierto y cercano a las ruinas, lo que se pudo comprobar en el lugar. Según el Diccionario de Madoz, de 1845, el despoblado y la villa en ruinas pertenecían al marqués del Campo Villar. Atendiendo a la fecha que señala la fachada, las armas retiradas este mismo año serían las del marqués.

La noble casona y su escudo carecen de figura de protección alguna, reconoció Villar, que señaló que, en la actualidad, la mayor parte del terreno que adquirieron los habitantes de Alija del Infantado es ahora pinar y destaca su aprovechamiento cinegético para la caza del corzo y el jabalí. En su momento, se destinó al cultivo de cereales.

Las divisiones

Villar defiende que el escudo y la hidalga edificación pertenecen a los vecinos de alija del Infantado esgrimiendo tres escrituras. La dehesa de Bécares se dividió en dos partes y posteriormente, una de éstas se segregó. En 1961, 31 vecinos de Alija compraron uno de los lotes fruto de la segregación y en la escritura de compraventa se indican las edificaciones que pertenecen a estas tierras. Tres años más tarde, otros 21 vecinos adquirieron el otro lote donde se especifica que forman parte de éste «la casa titulada del marqués y las posesiones que se mandan desde dicho corral, la casa donde vive Melchor, la cochera, ésta hoy completamente derruida» y otras dependencias. Además señala las obligaciones que han de cumplir ambas partes por la segregación y división del lote.

En una tercera escritura, a favor de un particular, se recoge el derecho de este propietario a utilizar el agua de la fuente de la casona para usos domésticos, así como para abrevar tres yuntas en los terrenos del caserío e incluso describe los caminos por los que, desde la finca vecina, se entrará para acceder al agua, pero no le concede dominio sobre el inmueble del que se ha arrancado el escudo.

Por otra parte, otros vecinos de la villa consultados coinciden en que el edificio en ruinas, y también la iglesia, se encuentran en el terreno que adquirieron los vecinos de Alija del Infantado para su explotación agrícola.

Tradición de pleitos

Del paraje de Bécares destaca su iglesia, del siglo XIII y pórtico con bóveda mudéjar, obra del maestro Domingo Salmón Rasilla. Hasta 1971 albergó un retablo del siglo XVI, cuya propiedad fue objeto de un pleito entre la Diócesis de Astorga y quienes decían que el templo era de su propiedad. En la actualidad, las tablas del retablo se guardan en Astorga, en el Museo de los Caminos.