+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

la bañeza

Clemente Bernad se moja con los asesinados en la ‘zona nacional’

El fotógrafo, cautivado por la historia de María Alonso.

 

Clemente Bernad muestra a la cámara una de las fotografías que publica en «Desvelados». - Jesús

A. Domingo | Redacción
15/04/2012

El fotógrafo pamplonés Clemente Bernad no se anduvo ayer con rodeos a la hora de definir su libro Desvelados y el documental Morir de sueños como una trabajo «humano, pero con una carga política, de colaboración, al igual que lo han hecho los científicos que han determinado la identidad de los restos, para romper el silencio, el olvido y la manipulación que sufrieron 150.000 personas asesinadas» durante la guerra Civil en la denominada zona nacional. «También se produjeron asesinatos en el otro lado, pero la memoria de estas personas fue reparada por el régimen franquista y sus familias resarcidas, mientras que con las otras hubo ignonimia. Ahora, 75 años después, es el momento de hacer algo que no se hizo».

Fotoperiodista, freelance, ayer presentó en La Bañeza dos obras que forman parte de un proyecto, titulado Donde habita el recuerdo, al que ha dedicado nueve años y que La Bañeza ha sido uno de los primeros lugares en conocerlo. No en vano, es el lugar del que arranca el documental. Bernad explicó ayer que ha presentado estos trabajos en Pamplona, Madrid y Andalucía y se mostró cautivado con la historia de La Bañezana María Alonso, uno de los personajes centrales de su película, y el pendiente que permitió identificar los restos, en poder de una de sus hermanas y cuya pareja buscaban los voluntarios de la Asociación para la Recuperación de la Memoria histórica (ARMH) en la fosa de Izagre, conocida como la de los bañezanos. Bernad no estuvo en esta exhumación aunque sí en otras.

El reportero recorría el norte de España fotografiando lugares en los que pervive la simbología franquista —ayer dijo haber trabajado, sobre todo, en San Sebastián, Burgos, Andalucía y Navarra— cuando conoció la historia de María Alonso y cómo los voluntarios trataban de completar la pareja de pendientes. «Fue entonces cuando llegó su hermana, de París, con éste en un anillo y les dijo que no siguieran buscando». El vídeo ya era el colofón de su proyecto, que comienza a mostrarse ahora, y, por los casos que conoció, acabó convirtiéndose en una obra muy relacionada con León, ya que también se hace eco del asesinato de la maestra de Burón.

Metáfora y realismo

Si bien en Desvelados aparece abundante material fotográfico de exhumaciones y posteriores inhumaciones, en el documental se muestra «un ambiente urbano, en contraposición al rural, en el que se desarrollan las inhumaciones», así como el trabajo en los laboratorios para determinar causas de la muerte e identidades. Las imágenes y la narración combinan en la metáfora de un cortometraje simbólico, que se contrapone a un libro de fotografías realista-






Buscar tiempo en otra localidad