+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Reportaje | A. Domingo

La ciudad se apunta a los mayos

Los bañezanos han instalado este año cinco mayos, uno automatizado

 

El mayo del Hogar del Jubilado tiene movimiento y está automatizado. - DOMINGO

24/05/2010

Los vecinos de la calle de la Armonía fueron pioneros en la instalación de mayos en La Bañeza, ciudad en la que este año se han contado cinco. No faltan los veteranos, ni el Hogar del Jubilado (que ya suma tres años), ni los bloques de protección oficial de Antonio Bordas, conocidos como Las Malvinas. A éstos se han sumado como novedad el barrio del Convento y el Café Pasaje.

Con independencia de los temas, monigotes hay para todos los gustos y prima la influencia de Jiménez de Jamuz en las composiciones tanto de escenas como de sus explicaciones, en verso.

También de Jiménez llega el movimiento. Mecanizaciones, motores y automatismos fueron rechazados en el pueblo alfarero, por no considerar purista su inclusión en esta expresión de arte popular. La tecnología, hacía, se dijo entonces en Jiménez, que el mayo abandonase se carácter tradicional, motivo por el que los vecinos pidieron su abolición. Eran años en los que se rivalizaba por los premios que otorgaba el Ayuntamiento de Santa Elena de Jamuz a las mejores composiciones, en los que no faltó la polémica cuando se premió una de Santa Elena en el que se mostraba el ordeño de una vaca. La res no era artesana, sino importada de un establecimiento de productos para la ganadería.

Hoy, esta parafernaliza se puede observar en el mayo del Hogar del Jubilado, que muestra una pareja de ancianos que acuden al mercado de La Bañeza en bicicleta. Emilio Posada Panero, natural de Riego de la Vega, vecino de La Bañeza y casado en Jiménez, es el responsable de que el ciclista pedalee y de que de la fuente mane el agua, entre los principales efectos del mayo que alegra la fachada del hogar municipal. «Ya estamos preparando un mayo viviente para el próximo año», adelanta como novedad.

En horario de visita. El mayo de los señores que van al mercado recuerda cómo los vecinos de la comarca tenían que pagar al entrar en La Bañeza si querían vender sus mercaderías (el cobro se realizaba en el fielato, pequeña construcción situada en el paso a nivel cercano a la antigua estación), comienza a moverse solo (está programado de 11.00 a 15.30 y de 16.00 a 23.00 horas) y puede funcionar fuera de este horario gracias a un mando a distancia.