+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Agricultura matrimonial

Un matrimonio para un tractor

Inma López y Jorge Álvarez sellan su amor en una bioida campera que rindió de homenaje al trabajo en el campo y el medio rural.

 

El Grupo Barandal aportó el toque tradicional a la llegada y salida de los novios. FERNANDO OTERO -

La novia sube al tractor para dirigirse al banquete. - FERNANDO OTERO

Barrio Planillo | Lorenzana
26/05/2019

Puede ser bíblico: lo que el tractor ha unido que no lo separe el hombre o, sencillamente, reflejar el día a día que será el matrimonio de Inma López Cereijo y Jorge Álvarez Campillo, agricultor que pasa buena parte de su jornada laboral guiando el imponente tractor al que ayer acudió a su boda, en Lorenzana. Tras catorce años de noviazgo ayer celebraban su matrimonio en la parroquia del pueblo de ella El novio llegó al templo conduciendo la enorme máquina y, finalizada la ceremonia, la pareja se dirigió al banquete en tan potente vehículo. Al fin y al cabo, el amor es siempre fértil. Tanto o más que la agricultura con la que el ya marido gana su pan y alimenta a la España que ha vaciado el medio rural.

Programa Fiestas San Juan y San Pedro León 2019: todos los conciertos que no te debes perder 

 

El vehículo agrícola acaparó gran parte de la atención. Pocas veces se ha visto uno engalanado con lazos y ramos nupciales. Y todo por el amor de ella.

Pueblos en León con 5 habitantes: la crisis demográfica 

 

La novia llegó en un ya histórico turismo de la marca de Mercedes, propiedad del empresario Jovino López, su padre. Lo rural también estuvo presente en el recibimiento, cuando el Grupo Barandal bailó la Jota de Los Labradores, antes de que comenzara la ceremonia en el interior del templo. Familiares, amigos y curiosos contemplaron un ceremonial que afirma que los valores del medio rural también son motivo de orgullo en una sociedad eminentemente urbana. «Es una boda normal, pero con el sentimiento de que soy agricultor, me gusta la naturaleza y sobre todo el medio rural», comentaba Jorge Álvarez, de Espinosa de la Ribera, donde trabaja con mimo hectáreas y hectáreas de cultivo. La novia se mostró emocionada y siempre con una sonrisa en los labios. Al finalizar la eucaristía, un sinfín de cohetes tronaron en las alturas para anunciar la noticia. No es difícil imaginar cómo se desplazaron los novios al banquete.

 

Radares Veloláser en León: dónde se sitúan estos mini radares