+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

el municipio promociona el monasterio

Las monjas confiteras ofrecen sus tentaciones en Gradefes

Conventos de Salamanca, Palencia, León y Burgos ‘rompen’ la clausura para vender sus productos junto al cenobio de Santa María la Real.

 

Las jerónimas de Toral de los Guzmanes —en una foto de archivo— asistirán a la feria. JESÚS -

18/08/2016

A. Domingo | Redacción

«Originalidad y trabajo» son los ingredientes con los que el Ayuntamiento de Gradefes cocina su Feria de Dulces del Convento de Castilla y León. La hornada, en la que participan ocho congregaciones de Burgos, Palencia, Salamanca y León, estará lista el sábado y las ventas se realizarán en el exterior del Monasterio de Santa María de Gradefes. Y lo que ya es rizar el bucle es que cinco de los cenobios participantes no podrán desplazar a ningún representante por tratarse de monjas de clausura.

Lejos de arrugarse ante esta dificultad, en el equipo de gobierno han encontrado la fórmula de violar la clausura: Los conventos envían sus dulces para que se encargue de la venta un grupo de voluntarios, explicó el alcalde de Gradefes, Amador Aller. Ni tan siquiera estarán en la feria las hermanas de Gradefes, que no por eso dejan de jugar un papel destacado en el programa, en primer lugar porque su convento sirve de recinto ferial y por encargarse de lo más espiritual de la cita: dirigirán el rezo de las vísperas, a las siete de la tarde.

Las calatravas de Burgos, las jerónimas de Toral de los Guzmanes y las clarisas de Carrión de los Condes (Palencia) han confirmado su presencia. En el resto de los expositores, los voluntarios atenderán al público. Luego es cuestión de devolver la mercancía sobrante y entregar la recaudación a las distintas congregaciones.

El Ayuntamiento trata así de relacionar una actividad con cada monumento. El ejemplo más cercano fue el concurso de pintura rápida c celebrado el pasado fin de semana en San Miguel de Escalada, organizado por la Asociación de Amigos del Priorato. Los dulces de monja —su carácter artesanal forma parte de su valor añadido— son un buen guía para el Monasterio de Santa María la Real. «Se trata de que la gente lo conozca y parece que las cosas entran bien por el estómago», indicó el regidor.

Una vez que surgió la idea y viendo «que no hay otra feria así en la Comunidad autónoma, cogimos el teléfono y empezamos a llamar a los monasterios que elaboran dulces», añadió Aller.

Cada comunidad de hermanas llevará a la feria de Gradefes «los dulces más característicos», como las lágrimas del destierro que elaboran las clarisas de Vivar del Cid (Burgos); las varas de san José, que hornean en Peñaranda de Bracamonte (Salamanca) las carmelitas descalzas o los semáforos del Monasterio del Sagrado Corazón, en Cantalapiedra (Salamanca).

La jornada comienza con una misa en el monasterio, que dará paso a la inauguración de la muestra a la una de la tarde. Se han programado visitas guiadas al monasterio de Gradefes, cuya iglesia será escenario a las cinco de la tarde de un concierto de Miguel Ángel Viñuela Solla (violonchelo y órgano). El Aula del Río acogerá una proyección de diapositivas sobre el recinto conventual y a las siete de la tarde se rezarán las Vísperas.

En su esfuerzo por promocionar Santa María la Real, el Ayuntamiento asegura «gastar más trabajo e ingenio que presupuesto». Pero la promoción del monasterio situado en Gradefes va ligada a la de otros monumentos del municipio, ya que este —con San Miguel de Escalada, Santa Olaja de Eslonza y la iglesia de Villarmún— forma parte de la Ruta de los Monasterios, «que ha multiplicado el número de visitas por tres o cuatro» con respecto al año pasado. Para recorrerla con guía es preciso concertar la cita con llamando al Ayuntamiento —se realizan los miércoles pro la tarde y los viernes por la mañana— y su precio incluye el coste de la entrada a los monumentos.





Buscar tiempo en otra localidad