+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El palacio de los Quiñones, un emblema de la historia de León

 

02/11/2010

La casona de Riolago, es sin duda uno de los edificios más emblemáticos y con mayor significación histórica de la comarca de Babia. Entre sus paredes se conserva el primer rastro de los Quiñones, un linaje esencial en la historia del reino de León. Las obras del Palacio se iniciaron en 1512 por orden de Suero Pérez de Quiñones, casado con María Álvarez de Rabanal. En la segunda mitad del siglo XIX, los Quiñones acompañaron a Isabel II a su exilio en Francia y vendieron todas su propiedades de León, y el palacio de Riolago fue comprado por las familias Miranda-Carballo.

Tras la Guerra Civil, en 1936, Octavio Carballo lo vendió a varias familias, hasta que en 1977, cuando el futuro inmediato del conjunto monumental era formar parte de una urbanización de lujo en Madrid, lo compró Fernando Geijo, que inició una remodelación total, sin ningún tipo de subvención, que le llevó a conseguir ser declarado, en 1980, monumento nacional, y a obtener el Premio Europa Nostra. En 1997, comenzaron las conversaciones con la Junta de Castilla y León. Finalmente, en 1999 se cerró la operación por la que Fernando Giejo recibió 80 millones de pesetas, por las edificaciones, mientras que cedió gratuitamente la portada, la muralla y el patio de armas, así como los cientos de bienes (muebles, cuadros, relojes y las esculturas de la capilla) que poblaban el palacio. Después de casi diez años cerrado, la Junta lo restauró para albergar la casa del parque de Babia y Luna.





Buscar tiempo en otra localidad