+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La programación contempla 13.000 hectáreas para el año que viene

 

15/04/2019

El Plan Coordinado de Obras que firmaron en 2015 el Ministerio de Agricultura y la Junta de Castilla y León contemplaba la trasformación de unas 13.000 hectáreas útiles de regadío para el próximo año. A fecha de hoy, sólo 3.070, las del sector XXII, tienen posibilidad de regar a presión y por telegestión, si bien es cierto que de esta superficie sólo se ha amueblado una tercera parte y que para la campaña que viene estarán en funcionamiento los sectores XIX y XXI, con las obras casi concluidas en estos momentos.

El plan de obras otorgaba a la Administración central el desarrollo de cuatro sectores, además de una tubería general para tres de estos y obras de interés general y de carácter medioambiental. Por su parte, el Itacyl debía acometer dos sectores —uno de estos, el XXII, así como las líneas de alta tensión para abastecer de fluido eléctrico a las estaciones de bombeo de las áreas Centro y Cea, así como la red terciaria de riego.

Retrasos continuos

Otras 19.500 hectáreas quedarían pendientes para después de 2021 si se cumpliera la programación inicial prevista. En los cuatro años siguientes a la aprobación del plan de obras, la Comunidad de Regantes de Payuelos ha denunciado los continuos retrasos que se han producido en la ejecución de las obras, la mayoría de estos debidos a problemas de tramitación administrativa.

Las quejas obligaron al secretario general de Agricultura del antiguo Magrama, Carlos Cabanas, a visitar Sahagún en noviembre de 2015. Entonces se apuntó que en 2020 estarían en servicio 10.600 hectáreas.

Los retrasos continuaron en los años siguientes y el cambio de Gobierno del año pasado dejó pendiente la encomienda de los sectores XVI y XVIII, que se debía haber realizado el año pasado.

Escepticismo

Después de que el Congreso de los Diputados devolviera al Gobierno el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para este año, el escepticismo se ha instalado en la comunidad de regantes, que ve cómo el impulso que dio a la transformación hasta lograr la firma del plan de obras se atasca una y otra vez en los despachos.