+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El Seprona investiga la autoría de la matanza de lobos de Picos de Europa

Encuentran los cadáveres de cinco de los nueve ejemplares abatidos en Liébana.

 

Pista forestal de la Sierra de Fuente Castrada donde se localizaron los cadáveres. - dl

maría carnero | león
22/12/2013

Tras varios días de búsqueda, a primera hora del jueves se encontró el paraje donde supuestamente se realizaron las fotografías de los cinco lobos procedentes de la Reserva de Riaño abatidos ilegalmente el 1 de diciembre, correspondientes a una pista forestal que da acceso a la Sierra de Fuente Castrada, cerca de La Robla/Subiedes, lugar donde se desarrollo la cacería ilegal.

Tras inspeccionar el lugar, agentes forestales del Gobierno de Cantabria encontraron en un paraje cercano los cuerpos de los cinco animales, tras lo cual dieron aviso al Seprona para realizar el levantamiento de los cadáveres.

A estos cinco lobos abatidos hay que sumar la loba que la cuadrilla número 16 de la Reserva declaró en el parte oficial de capturas, por lo que fueron finalmente seis los animales que resultaron muertos en esta cacería y que junto a los otros tres animales supuestamente abatidos en pasado 27 de octubre por otra de las cuadrillas, traerían como consecuencia el exterminio del uno de los grupos familiares atribuidos al Parque Nacional de Picos de Europa.

Dicho grupo reproductor, que al menos durante los tres últimos años había criado en la vertiente leonesa de San Glorio, era quizás el menos conflictivo del parque y jugaba un papel esencial en el control de ungulados de este sector, considerándose su presencia vital para la conservación de las escasas poblaciones de perdiz pardilla y el hábitat del urogallo cantábrico, por lo que la pérdida, desde un punto de vista biológico es irreparable.

Pese a que en un primer momento se apuntó a que la batida de estos animales se había producido por un grupo de cazadores de la zona, desde las organizaciones ecologistas han querido aclarar que «en ningún momento se trata de criminalizar al colectivo de cazadores lebaniegos en su conjunto de unos hechos tan repugnantes». De hecho, afirman sin la información que se ha filtrado durante los últimos días de forma anónima en la mayoría de los casos por parte de un buen número de cazadores de la zona, habría sido imposible encontrar los cadáveres de los animales y tampoco hubiera trascendido a la luz pública lo ocurrido. Tanto desde Gedemol y como desde otras asociaciones conservacionistas, se quiere poner de manifiesto que su papel ha sido el de poner en conocimiento de las administraciones los datos que han llegado a sus manos.

A partir de este momento, será el Servicio de Protección de la Naturales de la Guardia Civil (Seprona) el que se encargue de poner nombre y apellidos a las personas que están detrás de esta matanza y de esclarecer definitivamente los hechos.

Líneas abiertas

Fuentes consultadas por este periódico afirman que todas las líneas de investigación están en estos momentos abiertas, y no se descarta la implicación de al menos dos agentes ambientales del Gobierno Cántabro en la matanza de La Robla/Subiedes. Uno de ellos natural de la zona, que habría abatido dos lobos y otro que acudió como invitado, abatiendo otro lobo más.

Los ecologistas exige a la Dirección General de Montes la articulación de medidas de control extraordinarias para que este tipo de episodios no vuelva a ocurrir.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla