+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

La teleasistencia llegará en 2017 a unos 1.700 leoneses del medio rural

La Diputación saca a licitación este servicio de atención personalizada por 673.200 euros.

 

El servicio está especialmente pensado para personas mayores que vivan solas. JESÚS F. SALVADORES -

16/10/2016

maría carnero | león

Antes de que acabe este año, el servicio de teleasistencia de la Diputación de León, destinado a los municipios de menos de 20.000 habitantes, será adjudicado. De esta manera, cerca de 1.700 personas dependientes que actualmente viven en el medio rural se verán beneficiadas por este servicio para el que la Diputación de León destina más de 673.200 euros, el 65 por ciento de los cuales serán financiados por el Gobierno autonómico, y el resto por la propia institución provincial.

El servicio de teleasistencia domiciliaria es un recurso que permite la permanencia de los usuarios en su medio habitual de vida, así como el contacto con su entorno socio-familiar, evitando el desarraigo y asegurando la intervención inmediata en crisis personales, sociales o médicas para proporcionar seguridad y mejor calidad de vida. La teleasistencia es una prestación social que, a través de una línea telefónica u otra característica tecnológica y con un equipamiento de comunicaciones e informático específicos, permite a las personas que reciben este servicio, ponerse en comunicación con un Centro de Atención de llamadas que cuenta con personal especializado para dar una respuesta adecuada a la necesidad planteada de forma ininterrumpida, movilizando para ello los recursos necesarios.

Es una especie de «ángel de la guarda» del medio rural, según manifestó ayer el diputado de Derechos Sociales, José Miguel García Nieto, que asegura que el de teleasistencia es uno de los programas más pioneros e importantes de la institución provincial. «Está destinado a aquellas personas con algún grado de dependencia pero que sí están en condiciones de seguir viviendo en sus casas, algo que es muy impornate para que no se produzca el abandono del medio rural, en el que viven mayormente personas mayores», explica García Nieto.

Con este servicio, que el año pasado llegó a más de 1.600 personas repartidas por toda la provincia, la institución provincial se asegura de que las personas mayores, vivan solas o no, tengan una respuesta inmediata en caso de que requieran asistencia médica, momento en el que se activan todos los recursos de emergencias necesarios, doméstica e incluso emocional. «Es un poco como el teléfono de la esperanza, ya que aunque el usuario no requiera ayuda, el servicio se encarga de hacer un seguimiento individualizado dependiendo del cuadro que presente para asegurarse de que la persona está bien, de que ha tomado su medicación, de que ha comido correctamente y se encuentra anímicamente en buenas condiciones». Según el diputado encargado de este servicio, «esta atención crea un vínculo muy especial de los cuidadores con los usuarios, lo que les da confianza y ánimos para vivir solos».

Si no fuera por este servicio, García Nieto piensa que muchas personas se verían obligadas a abandonar sus casas, «lo que supone un desarraigo y una pérdida de población innecesaria en el medio rural».