+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

TOROS LEONESES

Valdellán sienta cátedra en Las Ventas

La ganadería leonesa debuta en San Isidro con un encierro que marca la diferencia del encaste seleccionado por el ganadero Álvarez Sobrado Ovación en el arrastre para Carasucia, el punto álgido de una corrida con tanta emoción como matices.

 

Hechicero fue el primer toro del festejo lidiado ayer, con el que la ganadería leonesa debuta en un encierro completo en Madrid. RODRIGO JIMÉNEZ -

Carasucia derrochó casta en la presentación de la ganadería leonesa en Las Ventas. RODRIGO JIMÉNEZ -

javier lópez | madrid
12/06/2019

La emoción de la vigésimo novena corrida de la feria de San Isidro llegó con un bravísimo toro de la ganadería leonesa de Valdellán, un ejemplar para el recuerdo con el que Cristian Escribano no pudo, y que fue el punto álgido de una corrida con muchos matices, en la que Fernando Robleño dio la cara con el peor lote e Iván Vicente estuvo ausente.

Carasucia se llamó ese bravo santacoloma, que tuvo un ritmo, un fondo y una emotividad en las embestidas extraordinarias. Ya en los capotes apuntó su buena condición, y Escribano le pegó cuatro lapas a la verónica que despertaron los primeros olés de la tarde. En varas fue clave lo bien que lo dosificó Navarrete, como también fue crucial el buen capote que lució Cervantes en la brega.

Las Ventas, 29ª corrida de la feria de San Isidro.
Toros de la ganadería leonesa de Valdellán, bien presentados y de juego desigual. Destacó sobremanera el tercero, un toro bravo, con fondo y mucha emotividad. Bueno también fue el quinto. El sexto, aun sin humillar y con poquito celo, dejó estar; muy manso el primero; con guasa, el segundo; y sin clase y muy pegajoso, el cuarto.

Los toreros: Fernando Robleño, de sangre de toro y azabache: estocada en la yema (palmas); buena estocada (ovación). Iván Vicente, de carmesí y oro: dos pinchazos y casi entera atravesada (silencio); y estocada (silencio). Cristian Escribano, de añil y oro: tres pinchazos, otro hondo muy caído y estocada baja (pitos tras dos avisos); media desprendida (silencio).
La plaza: 13.988 espectadores según la empresa, en tarde con viento.

Pero en la muleta fue donde Carasucia exhibió su torrente de casta, galopando con transmisión, queriéndola tomar por abajo, con mucho motor. Un toro muy exigente, de los que ponen a prueba de verdad y vende cara su vida.

Muchos pensarán qué buena suerte tuvo Escribano. Pero no. Y no la tuvo, no porque se le viera incapaz de poder con él, sino por el fuerte viento que, justo en ese momento, empezó a soplar, convirtiéndose en un enemigo añadido. Como si no tuviera suficiente con ese vendaval de desbordante bravura que ya tenía delante.

El caso fue que, entre unas cosas y otras, la faena fue más un acto de fe que otra cosa. Aunque en el recuerdo lo que queda fue la emoción que regaló a los aficionados Carasucia, un toro cumbre y que pudo y debió ser premiado con la vuelta al ruedo. La gran ovación que recibió en el arrastre contrastó con los pitos que recibió Escribano, que también pasó las de Caín para acabar con él.

El sexto, aun sin humillar del todo y aburriéndose también a mitad del muletazo, fue de los que dejó estar. A Escribano le pesaba todavía lo del toro anterior, de ahí que aquello no tomara vuelo.

Los caminos de Robleño y Valdellán volvían a encontrarse después de que el año pasado el madrileño y el toro Navarro firmaran unas de las obras más emocionantes de la temporada en Madrid. Pero esta vez no fue igual.

Su primero estuvo en las antípodas de aquel fiero santacoloma. Un toro que tuvo todos los defectos propios de la mansedumbre; abanto y distraído de salida, huido en el caballo, escarbón, esperó en banderillas, y buscó las tablas a la mínima en el último tercio. Así y todo, Robleño estuvo muy fácil con él, en una labor de buen oficio y rubricada de un soberbio espadazo.

El cuarto fue un animal muy pegajoso, sin clase y muy informal, con el que Robleño batalló en una sorda, laboriosa y meritoria porfía, rematada nuevamente de forma imperial con la tizona.

Iván Vicente sudó tinta con su primero, que tuvo guasa y malas ideas para parar un tren. Un toro que en los primeros tercios radiografíó todo lo que se movía en el callejón y que desarrolló sentido en la muleta.

El quinto, sin llegar a ser lo de Carasucia, fue el otro toro bueno de la tarde, y Vicente estuvo con demasiadas precauciones en una labor plana y gris.

Más que notable debut de Valdellán en la primera feria taurina del mundo, un paso adelante importantísimo en la ganadería que pasta en la dehesa de Santa María del Río, y que en menos de dos décadas de apuesta por un encaste complicado para anunciarse en los circuitos más comerciales y de cuidadosa selección ha logrado despertar el interés de los aficionados más exigentes.





Buscar tiempo en otra localidad

   
1 Comentario
01

Por Andrés 12:28 - 12.06.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Que horror. Que espanto.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla