+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

De Cacabelos al mundo

Apasionante vida de Horacio Guerra

Su afán viajero le ha llevado a recorrer miles de kilómetros y residir la mayor parte de su vida fuera de españa. l0s últimos 30 años en venezuela, país que ha visto hundirse. y no quiere que eso ocurra aquí

 

Horacio y su séptima esposa, Jany Puga, con la princesa Smilja Mijaylovich llegada de Ibiza. - A.D.

En esta paradisíaca playa de Pampatar en Isla Margarita residió muchos años. - A.D.

CAMINO GALLEGO
15/03/2015

Acaba de cumplir 72 años y tiene vitalidad y proyectos para otros muchos, pero la vida de Horacio Guerra (Cacabelos 1943) es tan apasionante que daría para varios libros o películas, aunque él la despacha en una conversación de casi dos horas. Nació en el pueblo del vino berciano por excelencia. Fue el hijo mayor de Antonio Guerra, fundador de las Bodegas Guerra de Cacabelos, y de su segunda mujer que era hija del almirante Horacio López Quiñones, de quien heredaría el nombre, lo que asegura que le ha marcado en su vida. Con apenas 10 años su padre le envía a estudiar a París, para que aprenda el idioma y cuatro años más tarde viaja a Londres con el mismo objetivo. Su afán viajero nace pronto, de acuerdo a las ideas de su abuela, Eladia Baylina, que consideraba que un hombre debía viajar para tener cultura y decía que «a los hombres se les conoce por la maleta».

Con 18 primaveras, acompañado de su amigo Paco Díaz, viaja durante tres años «a Brasil, luego a Chile y terminamos en París. Viví en el barrio Latino, en la rue de Canette, al lado del teatro Odeón, en cuyo café pasé muchas horas. Allí conocí el ambiente cosmopolita y eso me influyó mucho».

Televisión y cine

Años después regresa a España y trabaja en Televisión Española. «Adolfo Suárez era el director general de RTVE y me lo presentó Fernando Suárez, así que empecé a trabajar en programas deportivos, como Antorcha, que se emitía los domingos por la mañana y en el que estuve tres años».

Funda una compañía de producción llamada Eurocine 73, con la que sacó adelante proyectos como El Padrino y sus ahijadas aprovechando el tirón de la película de Marlon Brando y Las siete magníficas… y audaces mujeres en la que trabajaron Nadiuska, La Polaca, Ingrid Garbo, Antonio Garisa, Tip y Coll... y debutó el recientemente fallecido Joe Rígoli.

Uno de sus vecinos madrileños era Saad Ismail, embajador de Libia en España, y su amistad le sirvió para conseguir sendos contratos en Libia y en Irán, países a los que viajará con un grupo de personas para poner en marcha un canal de televisión en Trípoli y otro en Bengasi. El realizador que le acompañó en estos proyectos era un joven Javier Elorrieta, que todavía no había iniciado su carrera de director cinematográfico. Dos años después regresa a Madrid y produce 14 documentales para la cadena Al Yazira titulados Herencia árabe en España y que dirigió Elorrieta. También por esa época trabajó primero como ayudante de producción y después como productor ejecutivo en muchas de las películas de Sergio Leone, con quien estuvo cinco años entre Almería y Roma. «Le traje a Las Médulas para ver si podía rodar aquí y aunque le gustaban las localizaciones, en Almería le dieron facilidades y por eso rodó allí».

Más tarde viajó a México y a Estados Unidos, donde vivió seis años en Hollywood haciéndose amigo de Kabir Bedi «Sandokán» y de Tom Kelley, uno de los primeros fotógrafos de Marilyn Monroe, y se la presentó en su estudio de Melrouse, «aunque entonces no era famosa» y vivió en un apartamento que «me dejó Tom Welch, primer marido de Raquel Welch, quien siempre utilizó ese apellido porque el suyo era Tejada. Yo fui amigo de su padre». Por entonces trabajó como técnico de producción. «Me tocó seleccionar los extras para la película El ídolo de Acapulco, de Elvis Presley y coprotagonizada por Alejandro Rey, que sería el primer marido de Mabel Karr. Así que viví seis meses en Acapulco y conocí a Elvis, que era bastante exigente».

En la década de los ochenta regresa a España y trabaja dos años en TVE. Pero el gusanillo de los viajes le empuja a irse en 1985 a Venezuela, en cuyo país ha residido los últimos 30 años.

Primero vive en Caracas, pero pronto se traslada a Isla Margarita. Allí funda, con el venezolano Miguel Contreras, TeleCaribe, un canal de televisión regional con una cobertura de 1.300 kilómetros. En esta cadena tenía un programa llamado La hora de Horacio, que después pasó a denominarse El mundo de Horacio. Cuando TVE inauguró su Canal 24H —el 3 de noviembre de 1997— lo hizo desde Isla Margarita, donde se estaba celebrando la Cumbre Iberoamericana y Horacio fue el coordinador general de la retransmisión. También fundó y mantuvo durante 23 años el canal TVO, junto con el santanderino Francisco López Pardo. Las cadenas televisivas ocuparon su tiempo junto con la hostelería, ya que montó un tablao flamenco y una discoteca, restaurante. Estos negocios los vendió, pero no pudo hacer lo mismo con TeleCaribe, que le fue expropiado.

El secuestro

También sufrió en sus carnes la inseguridad del país. «He vivido en las tres ciudades más peligrosas del mundo: Ciudad Juárez en México, San Pedro Sula en Honduras y en Caracas, donde cada día asesinan a 115 personas. Yo no había tenido nunca problemas, pero en el año 2004 un día me encontraba en la Vinotinto cuando tres personas armadas me secuestraron. Me metieron amordazado en el maletero de un coche y me llevaron hasta Ureña, que está en la frontera con Colombia. El secuestro duró 16 horas y fue lo peor de mi vida. Me habían secuestrado unos delincuentes profesionales que vendían los secuestrados a las FARC para que ellos pidieran el rescate. Tuve suerte, porque esa noche el jefe de las FARC que se había citado con mi secuestrador para recogerme, fue abatido a tiros por el ejército. Cuando los delincuentes vieron que no venía y como no sabían qué hacer conmigo, me soltaron y pude irme a casa. Fueron las peores horas de mi vida».

El regreso

Horacio volvió a Cacabelos hace poco más de un mes. Añora su tierra, pero prefiere la playa y las altas temperaturas. «Salí de Isla Margarita con 35º y llegué a Cacabelos con menos de 10º. Era helador». La salud fue el motivo de su regreso. «Me detectaron un cáncer de próstata, pero está encapsulado y los propios médicos me aconsejaron que viniera a España a operarme, porque allí es muy difícil. Las farmacias están vacías, no tienen ni alcohol, ni compresas en el botiquín, así que puedes imaginar lo que hay en los quirófanos».

Sobre la situación en ese país es muy claro: «El chavismo y el madurismo han arruinado Venezuela. Lo han sangrado todos los países. Bolivia, Ecuador y Nicaragua reciben un barco de petróleo diario. A Cuba le paga los médicos que manda a Venezuela, hay dos mil, que reciben cada mes 500 dólares, pero realmente ellos sólo cobran 50, los restantes 450 se le pagan al gobierno de Cuba. Esa precariedad les hace desertar y pedir asilo político en Colombia y Brasil. El corralito argentino fue Jauja al lado de lo de Venezuela. Dan dinero y ayudan a grupos políticos. El año 2002 me encontré en el aeropuerto con Gaspar Llamazares, el de IU, y me dijo que venía de entrevistarse con Chávez y que le había ayudado económicamente. Y eso mismo han hecho con los líderes de otros partidos. Recomiendo a los españoles que antes de votar estudien bien las interioridades de Podemos, porque el chavismo no ha conducido a nada bueno. Está basado en la mentira y en apabullar a la gente que tiene dinero. Pero mucho peor que el chavismo es el madurismo. ¿Cómo puede un presidente decir que habla con un pajarito que es Chávez y que le dice lo que tiene que hacer? Han arruinado un país que era próspero hasta hace poco. Y en España, los de Podemos por no ser no son ni originales, porque ese nombre de Podemos era el del partido de Ismael García, el líder opositor a Chávez. Dios nos valga que no ganen. Espero que aquí la gente sea más lista».

Aldo Ray, Horacio Guerra y Jack Palance durante el rodaje de 'Legión de Condenados' en 1975 en los estudios de Hollywood. A.D.

El cacabelense tuvo durante muchos años este espacio en el canal regional de televisión que había fundado llamado TeleCaribe. Después el programa cambiaría su denominación por El Mundo de Horacio. A.D.

   
1 Comentario
01

Por Ramón 9:38 - 21.03.2015

Todo lo que dice sobre Venezuela es desgraciadamente verdad. Y...aquí lo vemos muy distante, pero nos puede morder.