+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Lo que cuenta

 

Vanessa Carreño
10/02/2019

Somos como máquinas de hacer cosas, cada día una detrás de otra. ¿Alguna vez ha pensado que, por más que hace, al final del día no se siente bien? ¿Qué toma una decisión y no se queda satisfecho? Es probable que sea la señal de que no está siendo coherente con sus valores.

Por ejemplo, si para usted la libertad es un valor, es lógico que no se sienta bien en un trabajo rígido y encorsetado. O si para usted estar con la familia es primordial, tarde o temprano le acabará pasando factura dedicarle demasiado tiempo a su trabajo. O si para usted la comunicación es un valor imprescindible, es posible que no se sienta bien si nunca habla con su pareja.

Necesitamos conocer nuestros valores para que, en cualquier área de nuestra vida, guíen nuestros actos y nuestras decisiones. Eso nos ayudará a fijar objetivos, a priorizar y a invertir el tiempo en lo que de verdad nos importa. Nos servirá para tomar decisiones basadas en ellos, para decir que no cuando nos proponen algo que nos aleja de ellos y para dejar de postergar algo que nos empeñamos que teníamos que hacer sin darnos cuenta de que no estaba alineado con nuestros valores. Incluso para relacionarnos mejor con los demás, porque muchos de los conflictos que tenemos con las personas que nos rodean se deben a que sus valores son distintos a los nuestros. Pero, sobre todo, ser coherentes con nuestros valores va a hacer que nos sintamos motivados, porque tenemos la conciencia absoluta de que vamos en la dirección correcta.

Así que, la próxima vez que tenga que tomar una decisión, que esté pensando qué hacer o qué no hacer con algo, o que no se sienta bien al acabar el día, pregúntese qué es lo más importante ahora mismo para usted y de qué valor rector se está olvidando. Puede ser la alegría, el aprendizaje, la aventura, el humor… Observe, y cuando descubra uno de sus valores, pregúntese qué pequeña cosa puede hacer hoy para honrarlo. ¿Qué actividades, personas, decisiones, lugares y comportamientos le acercan a él? Hágalo, y verá que cambio.



Buscar tiempo en otra localidad