+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

‘Hermano asno’, entre las fotos y el relato

Los burros cobran una gran importancia en la historia. Gracias a ellos se han hecho las mayores obras arquitectónicas. Esto lo saben muy bien Mondelo y Eliseo García, los creadores del libro

 

Platerilla en el cementerio donde está enterrado J. R. Jiménez. - Mondelo

A la izquierda, un asno en medio de un campo de amapolas en Mota del Cuervo (Cuenca). A la derecha, Félix ‘el Burrero’ de León. - Mondelo

Patricia Pérez
27/08/2017

Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Solo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro». El primer verso de Platero y yo —una de las obras estelares de Juan Ramón Jiménez— ha servido de inspiración para el fotoperiodista leonés Mondelo y su colega Eliseo García Nieto. Hace algo más de cuatro años, ambos decidieron embarcarse en un complejo proyecto: documentar la vida de los burros —o los asnos, como prefiere llamarlos Mondelo porque «son animales demasiado nobles como para definirlos con una palabra con una interpretación tan negativa»—.

Entre las 560 páginas y los dos kilos y medio de Hermano Asno, Eliseo García cuenta la historia de Félix Rodríguez González, un burrero leonés que dice con tono irónico «haber nacido bajo una mula» porque toda su familia se ha dedicado desde siempre a trabajar con este noble animal. Félix ‘el Burrero’, como se le conoce cariñosamente en su pueblo, llegó a tener unos 25 burros con los que caminaba cada día para transportar el material necesario para crear alguna de las líneas eléctricas más importantes de la actualidad. «Yo siempre he sido arriero y he trabajado en varias líneas eléctricas que llegan hasta Francia. Mi primer trabajo fue en el pantano de Luna con unos dieciocho años», recuerda.

Para Félix ‘el Burrero’, es una alegría que haya un libro en el que se resalte el papel de los burros. «Los asnos son los animales más listos y más nobles que existen, por encima de los perros. Antes eran muy preciados, pero ahora la gente no quiere tener que estar pendiente de darles de comer los fines de semana», afirma con cierta pena ‘el Burrero’. Félix dejó su oficio de arriero hace ya varios años y desde entonces su mujer y su hija no le han dejado volver a tener burros. «Ahora solo tengo gatos. Son muy hermosos, pero yo siempre le tendré un cariño especial a mis borricos», añora.

Mondelo recuerda perfectamente la historia de Félix. Cuando el fotógrafo era pequeño, veía al Burrero con todos sus animales —que siempre iban en el mismo orden— y se quedaba prendido. «Veía a los burros trabajar de una forma tan inteligente y ordenada y me parecía un símbolo de progreso social», rememora Mondelo. Quizás este relato le sirvió al fotógrafo leonés para retratar unas 60.000 escenas, de las que solo se han podido imprimir unas cuantas en el libro.

Pero sin duda, Hermano Asno ha nacido como una forma de hacer crítica social. Mondelo y Eliseo García, que formaron parte durante años del consejo de redacción de la agencia Efe, vieron en los asnos un reflejo de la población española. «Ahora, a los que llevábamos mucho trabajando y teníamos un buen sueldo, nos retiran para coger a unos pobres borricos que se emocionan si llegan a cobrar mil euros. Los empresarios y los políticos nos tratan como a burros», reconoce apenado Mondelo.

Los creadores del tomo no quisieron olvidarse de la mujer trabajadora del campo. En la misma portada del libro han colocado una fotografía capturada en la Galicia de los años 80 en la que se ve a una campesina a lomos de un burro. «El papel femenino es vital. Queríamos hacer un homenaje a la mujer rural, la gran olvidada entre las olvidadas», asevera Mondelo.

Los dos periodistas tuvieron cuatro años para hilar fino la trama de la narración. Y eso se nota en el resultado final. Pero el paso del tiempo a veces es cruel: una de las historias que conforman el libro es la de el matrimonio de Benita y Tomás. Ambos nacieron en el mismo pueblo y después de casarse, Tomás enseñó a su esposa a hacer las veces de herrera «para ahorrarse un jornal». El libro relata parte de las hazañas de esta pareja y los periodistas crearon vínculos con ellos. «Sin embargo —admite Mondelo con el rostro entristecido— no pudimos enseñarle el resultado del libro a Benita. Murió hace alrededor de un año».

Un duro recuerdo para los creadores de la obra, pero no el único. Una de las imágenes más crueles que recoge el libro es la de un burro que apareció muerto en un pueblo de Salamanca. «Cuando me contaron la historia, fui hasta allí inmediatamente desde Madrid. A veces hay gente que se quiere deshacer de un animal y por no pagar los costes, lo llevan a un lugar más o menos lejano, le quitan el chip y lo abandonan o lo matan», señala el leonés.

Es por esto por lo que nació la Asociación para la Defensa del Borrico (Adebo). Esta organización lucha por la defensa del animal toma un gran peso en la obra. «La labor de Pascual Rovira, el regente de Adebo, es tremendamente importante para los asnos. Él, gracias a una herencia millonaria de una mujer de Madrid, está salvando las distintas especies», manifiesta el fotoperiodista. La asociación permite apadrinar borricos. De hecho, tal y como confiesa Mondelo, la reina Sofía ha apadrinado a un animal de Adebo. La asociación está en la localidad cordobesa de Rute, conocida por la fabricación de anís. Este detalle cobra especial importancia para la asociación. «Cuando una persona realiza un apadrinamiento —recuerda Mondelo—, el borrico es bautizado con anís. Es un evento muy curioso».

La vinculación que tiene Córdoba con los asnos sirvió de aliciente para que la Diputación provincial financiase la producción del libro. Según el leonés, el ejemplar trata una temática demasiado especializada como para que la compre cualquier persona. Por eso las editoriales no se atrevieron a producir la obra. Sin embargo, el fotoperiodista leonés recuerda que todo el que quiera conocer más sobre el asno, puede adquirir el libro en la web hermanoasno.com.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla