+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Inferiores

 

Vanessa Carreño
27/01/2019

¿Alguna vez se ha comparado con alguien y se ha sentido inferior? Seguro que sí, todos lo hemos hecho. Y esto en sí no es malo, el problema está en cómo respondemos a esos pensamientos. Por ejemplo, supongamos que se apunta a clase de baile y se empieza a fijar en alguien que lo hace mejor. ¿Qué cree que va a pasar? Lo más probable es que se bloquee y cada vez lo vaya haciendo peor. En cambio, si vuelve a centrarse en usted, en lo que está haciendo y en hacerlo mejor que el día anterior, se estará dando permiso para aprender. Es decir, la diferencia está en si se compara y se juzga o se da ánimos y se motiva para seguir mejorando. Y esto, que parece obvio, la mayoría de las veces no nos sale tan fácil.

Entonces, ¿cómo dejar de sentirnos inferiores cuando nos comparamos con alguien? Aquí tiene seis claves:

-Aquello en lo que se compara es aquello en lo que se siente inseguro. Ese es el mensaje de la comparación y eso es lo que necesita trabajar, empezando por aceptarlo y siguiendo por preguntarse qué hacer para mejorar y ganar seguridad en ese aspecto.

-Dese cuenta de que su valor como persona no depende de lo que valen los demás, sino de lo que vale usted. Y usted no vale menos porque otra persona sea mejor en algo.

-Deje de ver a los demás como una amenaza. El hecho de que alguien haga algo muy bien no significa que usted no pueda hacerlo. Cuando comprenda esto y deje de colocarse por encima o por debajo de los demás será cuando por fin pueda sentir que vale tanto como el resto. Y solo desde ahí podrá superarse y además disfrutarlo.

-Reconozca lo que siente, ya sea inseguridad, tristeza o envidia. Incluso puede compartirlo con alguien de confianza. No pasa nada, todos nos hemos sentido así alguna vez.

-Acéptese siempre, con sus fortalezas y sus áreas de mejora. Si se pasa la vida mirando las cualidades de los demás, jamás podrá ver las suyas propias.

-Agradezca. De las gracias por todo lo que tiene y todo lo que es. Este es el antídoto perfecto para dejar de mirar lo que tienen los demás.



Buscar tiempo en otra localidad