+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

DIEGO GARCÍA PAZ

«quiero el rejuvenecimiento y la modernización de la casa de león»

 

raquel p. vieco -

13/01/2019

Combina a la perfección juventud (porque aunque este año cumple 40 años, llegar a presidente de la Casa de León y este tipo de centros a esa edad no es lo habitual) con experiencia y una formación exhaustiva en el mundo jurídico. Pero Diego García Paz (León, 1979), aunque es un hombre que surge del frío de su tierra, y de la ardua tarea de opositor, no es que pierda los papeles, pero sí le brota la pasión cuando se trata de su tierra leonesa. Por eso llega hoy este letrado jefe de Civil y Penal de la Comunidad de Madrid a presidente de la Casa de León en Madrid. Y llega con dos misiones que se autoimpone: la continuidad en la buena labor (reactivación de socios, contactos empresariales, puesta en valor del patrimonio, actividades culturales) llevada a cabo por el anterior equipo directivo, del que formaba parte como vicepresidente, y un empeño que le llevará su tiempo: renovar y rejuvenecer la Casa de León. Hoy a las 17 horas Diego García Paz se convertirá en presidente de la entidad leonesa más importante de España fuera de la provincia leonesa: La Casa de León en Madrid.

—Los centros regionales viven momentos de encrucijada, entre la tradición y la necesaria renovación. ¿Usted tiene una idea de cómo afrontar estos tiempos para que subsistan?

—Creo que hay que adaptarse a los tiempos actuales, a la modernización y a soportes de comunicación que no había cuando surgieron. Hay que estar en todo eso y ofrecer alicientes y atractivos, sobre todo para los jóvenes.

—Eso como idea general, pero con León como materia prima, usted que es apasionado de su tierra, ¿qué objetivos cree que hay que perseguir?

—Hay que saber promocionar y divulgar lo que es León. Difundir la belleza de León es una misión fundamental de la Casa de León. Tenemos tantas cosas que ofrecer y enseñar, que se trata de ponerlas en valor, conservar la tradición a la vez que miramos al futuro.

—En lo personal, incluso sentimental, ¿qué es León para usted y cuáles son los sitios de su vida de su ciudad?

—Nací en la clínica de San Francisco, he vivido en Suero de Quiñones y Padre Isla. Estudié en el Legio e hice Derecho en la Universidad de León. Como verás, mi vida está llena de momentos y lugares con León como referencia. Ahora voy todo lo que puedo y valoro desde la distancia su belleza y singularidad.

—Puede decirse, entonces, que se formó en León en los años claves de su vida. ¿Era buen estudiante?

Saqué Matrícula de Honor global en mis estudios en el Legio. Y toda la carrera de Derecho la hice con beca. Me gusta estudiar. En parte, porque siempre me ha gustado y ahora, también. Y gracias a profesores como Alfredo Marcos Oteruelo, que me inculcó el amor que todavía conservo por la Filosofía. Y en la Universidad recuerdo siempre a profesores como Sosa Wagner o Juan Antonio García Amado.

—Se dice que de esos años de aprendizaje es donde uno encontrará las herramientas que luego le servirán en el futuro, ahora su presente... ¿Cuáles son en su caso las que aplica con mejores resultados?

—Yo necesito racionalizar, abordar los problemas. Hay una idea de Descartes que dice que no hay que ir a lo simple sino a lo esencial. Y, en mi caso, estar en muchos proyectos. Soy académico correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España. Sigo en contacto y en activo con el mundo de la filosofía. Creo que todo el saber está interconectado. Y me gusta escribir otras cosas. De hecho, con Eolas tengo un libro de cuentos que se llama Cuentos desde la oscuridad.

—¿Cuáles serían las ideas concretas base para su gestión al frente de la Casa de León?

Seguir potenciando los eventos culturales, hacer hablar de León en Madrid, destacar el potencial humano que tenemos tanto en la provincia como fuera, dar espacio a iniciativas empresariales, ser representante de la provincia y que la gente sepa que tiene un espacio en la capital para desarrollar todas sus inquietudes. La base que tenemos es magnífica, porque la Casa vive el mejor momento de los últimos años. Y como ya te dije: quiero que estos años sean los del rejuvenecimiento y la modernización de la Casa de León. Y, por supuesto, atraer a los muchos jóvenes que viven en Madrid y que no conocen todavía que tienen un lugar para ellos en la calle Pez. Vamos a ser receptivos a todo el mundo.

—¿Cuál sería la meta?

—Convertir la Casa de León en el centro de referencia cultural de León en España.