+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

MARÍA DEL PILAR GARCÍA RODRÍGUEZ. Enfermera y directora de Enfermería del Hospital de León hasta su jubilación

«El avance de la Enfermería pasa por hacer más investigación»

 

marciano pérez -

carmen Tapia
29/11/2018

LEÓN

La profesión enfermera no tiene secretos para María del Pilar García Rodríguez. Tras veinte años en distintos puestos directivos en el Hospital de León se jubila con el reconocimiento de la ciudad de León por su trabajo y su experiencia. El Ayuntamiento de León, en representación de la ciudad, le rindió homenaje junto a José Cosamalón García, jefe del servicio de Neurocirugía del centro hospitalario, también jubilado. El alcalde, Antonio Silván, justificó este reconocimiento por la aportación de los dos profesionales a la sociedad leonesa. «Un espejo donde mirarnos», dijo el regidor en el acto institucional. El alcalde se mostró orgulloso por la labor que realizan todos los profesionales del ámbito sanitario «que trabajan para que todos los leoneses se sientan atendidos»

—¿Durante cuántos años ha sido directora de Enfermería del Hospital de León?

—En puestos directivos casi veinte años.

—La división de Enfermería del Hospital de León consiguió en el año 2012 convertirse en la primera de un hospital público en obtener el sello de excelencia europea. ¿Qué cambios hubo que introducir para conseguir este reconocimiento y en qué se ha notado eso en el paciente?

—Una vez impulsado el proyecto por la dirección y con el apoyo de unos consultores externos con amplia experiencia en estos proyectos, se comenzó con la medición del nivel de excelencia a través de la realización de una autoevaluación EFQM autorizada por esos consultores, en la que pudo comprobarse que el nivel de excelencia superaba los 400 puntos EFQM. Una vez finalizada y realizada la memoria, lo más gratificante fue constatar la movilización de toda una división, responsabilizada e implicada en el objetivo común de añadir valor a nuestra organización. Esto, sin duda, nos colocaba muy cerca del éxito, el día de la evaluación externa. La definición de áreas de mejora, nos ha facilitado el desarrollo de líneas estratégicas de actuación, enfocadas hacia La seguridad y la eficiencia en la atención al paciente, El desarrollo profesional excelente, la accesibilidad, coordinación y continuidad, los sistemas de gestión, la investigación e innovación. Debo de señalar que en 2014 se consiguió la certificación EFQM 500.

Lógicamente todas estas acciones de mejora tienen un objetivo diana: el ciudadano. Las diferentes evaluaciones internas y los resultados en las encuestas manifiestan su satisfacción.

—La profesión enfermera es la que más tiempo está a pie de cama con el paciente ¿cree que dentro del sistema sanitario está bien valorado ese trabajo?

—Tengo el convencimiento de que somos un colectivo de los mas valorados en el sistema sanitario.

—¿Cuál es el papel de una directora de Enfermería?

—Desarrollar las funciones que marca el Decreto 521/1987 de 15 de abril por el que se aprueba el reglamento sobre la estructura de los hospitales gestionados por el INS. En este sentido le compete dirigir coordinar y evaluar el funcionamiento de las unidades y servicios de la División de Enfermería y las actividades del personal integrado en los mismos. El trabajo consiste en promocionar y evaluar la calidad de las actividades asistenciales, docentes e investigadoras desarrolladas por el personal de enfermería y asumir funciones que expresamente le delegue o encomiende el gerente en relación a las áreas de actividad integradas en el hospital. La misión de la directora de Enfermería es ayudar a que los profesionales relacionen mejor su trabajo.

—¿Recibía muchas quejas? ¿Cuáles son las demandas más habituales del personal de enfermería?

—En relación al número de profesionales las reclamaciones han sido mínimas, no por falta de motivos sino porque, en líneas generales, el personal de enfermería es extremadamente generoso. Las quejas más habituales eran las escasez de personal, los cambios de jornada y de puestos de trabajo.

—¿Cómo ha cambiado el papel de la enfermera desde que usted empezó a ejercer?

—Desde el practicante al grado de enfermería han pasado 40 años, la evolución de esta profesión ha ido a la par que el resto de la sociedad. Ha habido muchos cambios. Hemos pasado de ser auxiliares del médico a profesionales con entidad propia, aunque una parte de nuestra tarea sigue dependiendo del médico. Estamos consiguiendo logros y avanzando lentamente. El último la prescripción enfermera, aunque no es un logro especial sí es un paso muy importante hacia la optimización en el cuidado a las personas sobre todo en la zona rural.

—La enfermera ha pasado de la cofia a la prescripción. ¿Qué ha sido más difícil para romper estereotipos? ¿O cree que todavía los hay por el hecho de que es una profesión feminizada?

—En el siglo XXI no podemos considerar la Enfermería una profesión feminizada aunque históricamente haya sido así. El tópico de la enfermera como profesión femenina creo que ha dejado de existir desde que la profesión de enfermera ha dejado de considerarse una profesión eminentemente vocacional para ser una profesión reconocida académicamente por su contenido científico técnico. La ruptura del estereotipo fue la transformación de la enfermera vocacional con escasos conocimientos reglados a la enfermera competente profesionalmente preparada y reconocida como tal por la sociedad.

—¿Es posible que las enfermeras tengan un papel independiente previamente definido y aceptado por todo el equipo sanitario?

—Por supuesto que sí. Las enfermeras tienen un papel totalmente independiente y definido en cuanto a cuidados que administran pero no es menos cierto que una parte de su actividad es dependiente del médico. Teniendo en cuenta que la atención a los ciudadanos debe de ser desarrollada por equipos multiprofesionales. Ningún profesional de estos equipos debería de tener un papel totalmente independiente

—¿Qué papel tendría la enfermera en la nueva realidad social de envejecimiento de población? ¿Cree que ya hay previsión de lo que va a suponer este cambio asistencial?

—Evidentemente, la profesión enfermera como otras muchas no esta dirigida a la realidad social de este momento. No obstante la enfermera ha sabido adaptarse a las circunstancias históricamente. En la situación actual del envejecimiento de la población los profesionales de enfermería además de su labor asistencial, deberían de tener una función coordinadora entre los distintos profesionales que prestan atención a dicha población Creo que una de las funciones básicas es la educación en promoción de la salud como en la utilización responsable de los recursos. En teoría todos nos damos cuenta de la situación actual. Vivimos muchos años pero en realidad yo no soy conocedora de medidas eficaces para dar cobertura a esta situación. Creo que el personal de Enfermería es escaso dada la situación sobre todo de nuestra provincia siendo una de las más longevas de España. España, después de Grecia, tiene el ratio más bajo enfermera/personas de Europa un 5,3 por cada mil habitantes. Este dato habla por sí solo.

—La enfermera española está muy valorada en el extranjero, hay una huida porque las condiciones de trabajo son mejores. ¿Cómo pedirle a una enfermera en León que investigue, publique, cuide y gestione? ¿Cree que hay medios para todo eso?

—La Enfermera está valorada en España y en el extranjero, la huida de profesionales en su momento hacia otros países no fue tanto por las condiciones de trabajo como por la falta del mismo en España. Actualmente, las áreas competenciales de Enfermería son la asistencial, docente, investigación y gestión. Por tanto, las enfermeras cuidan, investigan publican y gestionan. No tanto como nos gustaría, pero lo hacen. Los recursos para investigar son limitados y no nos permiten dedicar el tiempo necesario, últimamente se ha dado un avance significativo aunque todavía insuficiente. A las enfermeras de la provincia de León no hay que pedirles que cuiden y gestionen, es lo que hacen habitualmente y muy bien por cierto. Y no es una apreciación subjetiva. lo demuestra el reconocimiento EFQM 500 que consiguieron. Creo que la enfermera cada día está más concienciada de que el avance profesional tiene que pasar necesariamente por el incremento de la investigación y la publicación de los resultados obtenidos y actuar en consecuencia.

Noticias relacionadas