+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Así es el plan que identifica a un suicida

El Hospital del Bierzo abre una consulta para personas con riesgo suicida, con cinco nuevos pacientes a la semana, y el de León hace seguimiento a los seis que llegan a Urgencias en ese periodo de tiempo. La Consejería de Sanidad obliga este año a detectar las conductas suicidas

 

Yolanda Zapico, Pilar Álvarez y José María Pelayo-Terán. LUIS DE LA MATA -

El estrés es uno de los síntomas que se estudiarán como responsables añadidos para un suicidio. RAMIRO -

31/05/2017

carmen Tapia | león

Dos personas intentan quitarse la vida en la provincia cada día. El suicidio consumado es tres veces más frecuente en hombres que en mujeres y la incidencia aumenta en mayores de 65 años. El 25% repiten la acción antes de que pase un año del primer intento. 224 personas murieron por esta causa en Castilla y León en el año 2015. Esos son los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), pero no están todos. Los expertos alertan de que hay una «subnotificación» de casos.

La personalidad, los marcadores biológicos, los antecedentes clínicos, sociales, demográficos, familiares, patologías psiquiátricas y problemas adaptativos suman en las conductas suicidas. Hasta ahora, no hay un método efectivo que ayude a los psiquiatras a identificar a pacientes con riesgo de suicidio. La Consejería de Sanidad obliga este año, en su IV Plan de Salud, a detectar las conductas suicidas y prevenirlas. La Junta ha liberado parcialmente al psiquiatra del Bierzo, José María Pelayo-Terán, para que encabece una investigación que permita diseñar una herramienta predictiva que identifique una conducta suicida. La investigación forma parte del plan que el servicio de Psiquiatría del Hospital del Bierzo implanta para prevenir el riesgo.

El desarrollo de la estrategia ha permitido abrir una consulta monográfica semanal de atención a las personas que han intentado quitarse la vida.

La Gerencia Regional de Salud ha encargado a un grupo de trabajo multidisciplinar de expertos, entre los que se encuentran médicos psiquiatras, psicólogos, enfermeras, trabajadoras sociales, médicos de Atención Primaria y médicos de Urgencias, la elaboración de un proceso asistencial en el que se concreten las actuaciones para desarrollar una correcta detección y tratamiento de las personas con riesgo de suicidio. La estrategia se llama Proceso de Atención y Prevención de la Conducta Suicida y tiene como misión establecer un conjunto de acciones de prevención, coordinación e intervención. Se trata de identificar a las personas con riesgo de suicidio, atenderlas de forma adecuada y reducir los intentos y la mortalidad por esta causa.

El Hospital del Bierzo encabeza la puesta en marcha del proceso de prevención. Una consulta monográfica atiende desde hace tres meses a cinco pacientes cada martes. La mayoría, el 80%, son nuevos y el resto son enfermos con una vigilancia anterior. La consulta, a cargo de la psiquiatra Elena García Fernández y la enfermera Pilar Álvarez, atiende a todas las personas de riesgo detectadas en el resto de los niveles asistenciales. «Se les realiza un seguimiento adecuado adaptado a las intervenciones que marca la evidencia científica», explica la jefa del servicio de Psiquiatría del Hospital del Bierzo, Yolanda Zapico.

Para el desarrollo del plan se organizan reuniones de divulgación con todos los equipos de Atención Primaria y servicios del Hospital; talleres de formación para médicos y enfermería y reuniones periódicas de actualización del proceso en todos los niveles de intervención.

Pocas notificaciones

«La obtención correcta de datos epidemiológicos acerca del suicidio se complica por diferentes razones. Suele existir una subnotificación en algunos países en los que el suicidio es un tema muy sensitivo que puede esta hasta penalizado, en otros en los que no es así e incluso cuentan con un adecuado registro civil, la subnotificación puede deberse al incorrecto registro de un suicidio como un accidente u otra causa de muerte». La psiquiatra Yolanda Zapico, jefa del servicio que funciona desde este año como Unidad de Gestión Clínica, asegura, que según la evolución del INE, «desde los años 2011 a 2014 Castilla y León registra una tasa creciente de suicidios, rompiéndose esa tendencia en 2015, estando más de un punto porcentual por encima de la media nacional —7,7 por cada 10.000 habitantes y 9 por 10.000 en Castilla y León—. La provincia de León, según datos de 2015, tiene una tasa de 9,1, en la media de la Comunidad».

En el Hospital de León

La estrategia de implantación debe ponerse en marcha en todas las áreas de salud de la Comunidad antes de que acaba el año. El servicio de Psiquiatría del Hospital de León ya ha mantenido reuniones con todos los agentes sanitarios. El jefe de Psiquiatría, Francisco Luis Rodríguez Fernández, asegura que el operativo de León sigue funcionando igual aunque con ligeros cambios. «En las reuniones que hemos mantenido decidimos continuar con el programa implantado recientemente, con pequeñas modificaciones, en los que están involucrados todos los responsables sanitarios de todos los niveles asistenciales». El servicio de Urgencias del Hospital de León atendió en 2015 a 292 personas con gestos autolíticos, es decir, con intentos de suicidio. El mecanismo más frecuente es la ingesta de fármacos. «El protocolo establecido en el Hospital de León obliga a un pronóstico sobre las causas del intento de suicidio. Si el psiquiatra del Urgencias considera que es de poco riesgo lo introduce en un protocolo para valorarlo de nuevo en la consulta ambulatoria de Salud Mental antes de una semana. Si el gesto de intento de suicidio se debe a un problema psiquiátrico grave se le ingresa en la planta correspondiente». El 15% de los pacientes atendidos en Urgencias por un intento de suicidio necesitaron ingreso hospitalario.

Un fenómeno complejo

La conducta suicida es un fenómeno complejo que atrae a filósofos, teólogos, médicos, sociólogos, artistas y periodistas a lo largo de los siglos. «Pero si nos ceñimos al ámbito de la salud, podemos ver que a pesar de las mejoras de los tratamientos y de los servicios de asistencia psiquiátrica y de salud mental de las últimas décadas, el suicidio sigue siendo uno de los principales problemas de salud pública en nuestro medio», asegura la jefa del servicio de Psiquiatría de Ponferrada. «Aunque tenemos la certeza de que los suicidios son prevenibles, las tasas de suicidio en nuestro entorno se han mantenido estables, e incluso han aumentado levemente en algunos grupos poblacionales, al contrario que la mayor parte de el resto de las causas de muerte que siguen una tendencia decreciente».

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla