+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Canadá prohibe los tacatás por considerarlos peligrosos para el bebé

 

colpisa | ottawa
09/04/2004

Canadá se ha convertido en el primer país en prohibir la venta de tacatás, unos andadores con asiento y ruedecillas en las patas usados para que los niños aprendan a andar sin caerse, por considerarlos peligrosos para el bebé. Según informó el diario canadiense The Global and Mail en su edición electrónica, el Gobierno federal ha prohibido con efecto inmediato la importación, promoción, venta y reventa de los tacatás bajo la ley de productos peligrosos. Además, el Ejecutivo ha pedido a los ciudadanos que ya posean estos artículos que los desmonten y los tiren. Esta medida, explicó la misma fuente, llega quince años después de que se le pidiera a la industria que, voluntariamente, eliminara de forma progresiva estos aparatos. Aunque los tacatás ya no se venden en las principales cadenas comerciales del país, aún se pueden encontrar en los mercadillos de objetos usados. El ministro canadiense de Sanidad, Pierre Pettigrew, señaló que los ciudadanos de este país «deben conocer los peligros a los que se exponen los niños por el uso de los tacatás». Según los consejeros en materia de salud, los tacatás, que se usan cuando el bebé es demasiado grande como para permanecer siempre sentado, pero demasiado pequeño para caminar, presentan un riesgo porque permiten a los niños coger algunos objetos que, de otra manera, quedarían fuera de su alcance. Además, según este rotativo, se han dado casos en los que los niños han perdido el control del tacatá y han caído rodando por las escaleras. Según una encuesta del programa nacional para prevención de heridas del Hospital para Niños Enfermos de Toronto (sureste de Canadá) del año pasado, casi una tercera parte de los padres canadienses usaban tacatás sin saber que estos aparatos herían a más de 1.000 niños cada año.





Buscar tiempo en otra localidad