+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Coloniales en la era digital

El número de comercios en la provincia no ha dejado de crecer y en la actualidad hay 10.522. Sin embargo, los expertos alertan de que las nuevas herramientas digitales y las necesidades de los clientes requieren de un cambio en las técnicas de venta, que pasa por la especialización y el trato personalizado con los compradores. Nuevas estrategias para nuevos tiempos de incertidumbre.

 

El número de comercios en la capital no ha disminuido con la crisis y en la capital hay 3.850 tiendas abiertas. SARA CAMPOS -

01/09/2016

cristina fanjul | león

«La realidad es que se han cerrado muchos comercios». El empresario leonés Alfredo Martínez destaca que, a pesar de que las cifras oficiales indican que el comercio minorista ha crecido en el último año en León, la realidad no es positiva. «Los establecimientos tradicionales merman. Las tiendas textiles y de calzado han disminuido y lo que se ha abierto, sobre todo, son franquicias y tiendas dedicadas a las nuevas tecnologías, a productos ecológicos, delicatesen y peluquerías». El vicepresidente de la Cámara de Comercio, Alfredo Adams, es consciente de la necesidad del comercio minorista de reformarse. «Hay que ir hacia la especialización. Para subsistir, estamos abocados a trabajar más», manifiesta, y precisa que las mayores amenazas para el sector llegan de los outlets, las grandes superficies y, sobre todo, de internet. «Vigilamos las páginas de internet porque en muchas ocasiones lo que ponen a la venta son productos de otras temporadas, así como prendas con defectos, y eso son particularidades que la gente no suele tener en cuenta a la hora de comprar», explica el vicepresidente de la Cámara.

En cualquier caso, y según los datos aportados por la institución cameral, el número de comercios ha crecido en los tres últimos años y de los 3.779 negocios abiertos en la capital en 2013, se ha pasado a 3.850. Lo mismo ocurre a nivel provincial, cuyo saldo actual arroja una cifra de 10.522 comercios, doscientos más que en 2013. En la actualidad, 15.783 personas viven directamente del sector, 6.600 en la capital.

Alfredo Martínez destaca sin embargo que el descenso en el negocio se refleja en la bajada de precios de los alquileres. «Los locales han bajado en torno a un 20 o un 40%, dependiendo de la zona», asegura el empresario, que afirma que hay locales vacíos en las zonas más comerciales de la ciudad.

Martínez recuerda que una ciudad sin comercio es una «ciudad fantasma». «Hay sitio para todos. Lo único que pedimos es que no se dé prioridad a las grandes superficies».

La era Retail

Destacan los expertos que el futuro llega de la mano de las cadenas del comercio minorista, un proceso que se conoce con el nombre de revolución retail. Y es que, el empleo en este sector se encuentra por encima de la media nacional. Según un informe de Coto Consulting, las ventas en 2014 se incrementaron en un 4,13% y el crecimiento de los negocios en tiendas minoristas individuales (9,25%) supera al de las grandes superficies (1,20%) y grandes cadenas (4,33%). El análisis considera que la tendencia hacia la que debe dirigirse el comercio minorista es la hipercanalidad, la conjugación de la tradición con el comercio online y la provisión de servicios. Esta modalidad comercial permite, entre otras cosas, el uso de las tiendas físicas como showrooms por parte del cliente, para seguidamente comprar online.

Asimismo, la hibridación, fusión de distintos formatos comerciales en un mismo espacio, está en auge. Es el caso de librerías donde disfrutar de platos y bebidas, o de peluquerías en las que tomarse un café. Otro de los mecanismos que ya se practica es la coopetición, un neologismo que describe la cooperación entre comerciantes. Técnicas como el intercambio de productos y su exposición, las tiendas compartidas por varias empresas o la cadena de favores —por cada compra en un comercio se entrega al consumidor un vale descuento para utilizar en tiendas de otro sector— son cada día más notables.

Cooperación

El estudio de Coto Consulting sostiene que los fabricantes y proveedores han introducido facilidades y mejores condiciones a las tiendas multimarca. Esto implica compartir el riesgo. Algunos ejemplos son el sistema de compra en depósito, que permite al dueño de la tienda adquirir los productos y no pagarlos hasta que no se vendan. Asimismo, el procedimiento establece un equilibrio de márgenes en virtud del cual muchas marcas permiten devolver la mercancía o asumen parte de los descuentos que realiza el propietario del comercio.

Por último, la investigación subraya la necesidad de los comercios de proporcionar al cliente medios para agilizar y evitar colas, tales como la tecnología contactless y los tarjeteros virtuales o las cajas móviles, presentes en algunas tiendas y que ya permiten el pago en cualquier lugar del establecimiento, evitando las colas.