+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

habilidades para revivir el alma

Un don con ton y son

Dones y Talentos. Un centenar de personas comparten experiencias para visibilizar las habilidades ocultas de personas que pasan por crisis existenciales o quieren ayudar a los demás..

 

Cosé Casaña, de 76 años, con las esculturas que hace con papel maché. MARCIANO PÉREZ -

carmen Tapia | león
15/04/2019

Aquí todo está dentro de su medida y oportunidad. La asociación Dones y Talentos, liderada por el psicólogo Juan Fernández Quesada, es más que un espacio al que acuden los 102 miembros que la integran para crecer, superar crisis personales o quieren adquirir habilidades para ayudar a familiares enfermos. En este centro se descubren los talentos individuales ocultos o dormidos por la vorágine diaria que no deja respirar al genio escondido. Y lo mejor de todo, se comparte con el resto de los asistentes. Talleres, excursiones, cursos, charlas...las experiencias compartidas les ayudan a crecer personal y socialmente. Cada talento es útil para esta causa.

Dones y Talentos emergió desde lo más pequeño, con un grupo de cuatro personas a los que Juan Fernández dirigía sus charlas en una cafetería de Trobajo del Camino. Hoy, tres años después, tienen sede en la calle Lope de Vega, 12. Los socios pagan una cuota de 5 euros al mes. A cambio asisten a sesiones psicológicas, talleres que imparten los mismos socios, cursos y se ayudan mutuamente. El socio número uno de Dones y Talentos es el narrador y escritor Manu Ferrero. «Los talleres de Manu Ferrero, especialmente los cuentacuentos, están muy valorados».

«Todo el mundo es útil para algo y cuando una persona se siete útil está bien. En la asociación compartimos experiencias», explica Juan Fernández, encargado de las charlas de psicología. «Lo más importante son los encuentros que tenemos. Las personas se comunican y comparten sus habilidades con los demás».

Lo más pequeño puede hacer algo grande, como los talleres que imparte José Casaña Álvare. A sus 76 años, este delineante jubilado, comparte con el resto de los socios su mayor don, el manejo del papel maché, una técnica artesanal originaria de China, India y Persia que consiste en elaborar objetos utilizando pasta de papel.

«El objetivo general de nuestra asociación es ayudar a todas las personas que la componen en el descubrimiento de quiénes son, así como de sus habilidades, capacidades, competencias, cualidades y aptitudes, y hacerlas congruentes con una actitud positiva ante la vida de entrega para reconocer su abundancia y su aportación al establecimiento de una sociedad en armonía, paz, felicidad y amor», explica Juan Fernández.

«Por estos cursos yo he llegado a pagar 300 euros en un fin de semana, pero con la asociación no me cuestan nada», explica Camino Morla, socia desde hace año y medio. «Siempre me ha interesado todo lo que tiene que ver con el crecimiento personal. Me gusta porque me revolvió sentimientos y emociones y he conocido gente que me aporta mucho».

Miedo al rechazo

El plato fuerte de la asociación es la psicología cognitiva. Depresión, ansiedad y «creencias absurdas», como las define el psicólogo Juan Fernández. ¿Por qué buscamos la aprobación de los demás? ¿qué nos lleva exigirnos la perfección? ¿por qué anticipamos acontecimientos que nos hacen sentir mal?. «Desde pequeños nos enseñan a que nuestro criterio cuenta poco. Los padres y las madres dicen a sus hijos: ‘haz caso de papá’ ‘mamá es la que sabe’. Aprendemos a que los otros tienen opiniones mejores que las nuestras y nos enseñan a tener miedo a que no nos quieran». Ahí empiezan todos los males psicológicos que atormentan en la edad adulta. «En las sesiones desaprendemos todo lo aprendido y damos estrategias para discutir de forma racional y fomentamos las habilidades sociales».

«Los que saben de algo lo ofrecen». Parte de los talleres que imparte la asociación vienen de la mano de personas voluntarias. Ayuda a encontrar trabajo, aportación económica puntual a los socios en dificultades económicas, ayuda psicológica, colaboraciones específicas en problemas puntuales, inmersión lingüística, inglés, constelaciones familiares, energía universal, vivir sin miedo, nutrición, mejora de la imagen, manejo del móvil... «Ahora estamos preparando un cuentacuentos con Manu Ferredo, que será de gran utilidad sobre todo a las personas mayores que tienen nietos», explica el presidente.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla