+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Más birretes gitanos que nunca

El programa Promociona bate el récord de graduaciones en ESO y FP con 26 estudiantes en Castilla y León «A nosotras no nos dejaron, han logrado nuestro sueño», dicen las madres.

 

Una veintena de jóvenes calés de la Comunidad celebran su graduación en ESO y FP en un encuentro en León. MARCIANO PÉREZ -

Ana Gaitero
05/07/2018

Los birretes que ayer lanzaron al aire 26 jóvenes en el XIV Re-Encuentro de Estudiantes y Familias gitanas de Castilla y León marcan un hito en la historia de este pueblo, que hace 30 años apenas escolarizaba a sus niños y niñas.

El simbólico acto fue el colofón a una jornada en la que se reflexionó sobre problemas que aún acechan a la educación gitana, como la segregación, y se celebró el éxito educativo de este puñado de chicos y chicas de León, Burgos, Palencia, Valladolid y Zamora, que han logrado concluir la ESO o ciclos de Formación Profesional con el respaldo del progama Promociona que la Fundación Secretariado Gitano puso en marcha en 2010.

A ritmo de palmas y ovacionados por sus familias, profesorado y orientadoras recogieron el título como reconocimiento a su esfuerzo. «Es una meta muy grande. Con esfuerzo y ganas todo se puede conseguir», dijo Chenoa, una de las cuatro estudiantes leonesas lograron superar la ESO. «Es un orgullo para nuestro pueblo gitano», añadió Nerea. «Y un orgullo para las familias», puntualizó Yanira.

A partir de ahora tampoco hay que bajar la guardia. Lo dice claro Susana: «No nos podemos relajar. Hay que seguir estudiando».

Estas cuatro leonesas, de Armunia y graduadas en el Colegio Don Bosco, no van a parar. El próximo año empezarán el Bachillerato y durante el verano tendrán la oportunidad de vivir un día en el trabajo de sus sueños. Educación Social, Audiovisuales, Turismo y Marketing son las preferencias de estas chicas que ayer hicieron emocionarse a sus padres y madres de modo especial. «Estamos orgullosas de que nuestras niñas de 15 o 16 años hayan logrado nuestro sueño, a nosotras no nos dejaron, nos quitaron de estudiar para trabajar», señaló Ángeles Jiménez, Dori.

«Estoy contenta y orgullosa. Yo no pude hacer ni la Primaria», recordó Milagros García Navarre, Pipi. «Queremos que sigan y que rompan todos los estereotipos del pueblo gitano», añadió.

Sonia García animó a las familias gitanas que no piensan igual: «Por estudiar no se deja de ser gitana, que las dejen. Se puede estudiar sin olvidarse de los principios y la cultura». Carmen Fernández Gabarre, Soraya señaló que su hija mayor abre el camino a sus dos hermanos pequeños y el que viene en camino. Las madres agradecieron —«de verdad, que no es pamplina»— la labor de la orientadora, Virginia Mateos: «Ha apostado por ellas, ha llorado con ellas y las ha ayudado a llegar hasta aquí», recalcaron.

Noticias relacionadas