jueves 17/6/21

Mismo guión, diferente resultado

La Cultural repitió plan y conductas de otros días, pero encontró en frente a un rival muy potente, al que no pudo vencer con simples acciones individuales aisladas, como si sucedió en jornadas atrás o en el Reina Sofía.

La organización estructural, como decíamos, fue idéntica a la del pasado domingo, un 1-4-4-2 con la simple variante táctica inicial de hacer salida de balón con 3, teniendo a Éric Montes en la derecha, defendiendo sin balón con 4 en la consiguiente última línea. Mario Sánchez sufrió una constante movilidad posicional durante todo el encuentro y esto repercutió claramente en su rendimiento. Hasta en dos ocasiones se situó de lateral izquierdo siendo diestro, pasando por el propio carril diestro durante unos pocos minutos con la entrada de Castañeda. El equipo leonés volvió a intentar presionar alto con el 1-4-4-2 y hacer esto con este sistema, aunque puede hacerse en saques de puerta de manera posicional, es muy difícil de ajustar y llevar a cabo en continuaciones y reinicios de juego. El equipo de nuevo volvió a estar plano, muy plano, entre jugadores de la misma línea, lo que volvió a provocar distancias y espacios gigantes entre delanteros y pivotes, que eran aprovechados por Diego Barri, y un sobresaliente Jordan Holsgrove, para recibir balones en zonas interiores y llevarlos a zona de finalización. Ante este hecho, de nuevo el equipo de forma intrínseca se vio abocado a replegar de forma intensiva a bloque bajo para no sufrir, lo que conllevó pasar gran parte del tiempo en campo propio.

Sí hubo cambios de jugadores pero no de recursos tácticos, y el partido no varió su rumbo. Múltiples balones filtrados dentro, para después dividir por fuera y finalizar. Así fue el origen de los goles. El primero y el tercero casi idénticos, balón que llega sobre desmarque de ruptura a línea de fondo, pase atrás y finalización. En el primero Holsgrove y después a Losada atacaron muy bien el espacio sobre espalda para asistir a Alberto Solís que no pudo estar más acertado. En el segundo llamó la atención, que después de un saque mano-pie de Sequeira, Diego Barri pudiera controlar el balón sin oposición y lanzarla sobre el espacio a Manu Justo, para que este asistiera sobre el apoyo a Solis al borde del área y finalizase de nuevo de forma excepcional.

Mismo guión, diferente resultado
Comentarios