martes 19/1/21

Perseverancia y chándal Jürgen Klopp

El pasado fin de semana, tras una solvente victoria frente al Werder Bremen por dos goles a uno, conseguía la permanencia en la Bundesliga el modesto Mainz 05. Es curioso el paralelismo que encontramos en estos momentos entre la trayectoria de uno de los mejores técnicos del momento y este club centenario alemán. Hace casi 20 años el flamante entrenador del Liverpool, recibía la oportunidad de dirigir a un club histórico que militaba en la Segunda División alemana. El objetivo era asentar a un grupo de jugadores y a un club que pasaban por uno de los peores momentos de su historia. Jürgen descendiente de la selva negra alemana, dirigió durante ocho años al Mainz.

En sus cuatro primeros intentos se quedó hasta en tres ocasiones a las puertas del ascenso. El club confío en él, y al fin consiguió el objetivo de subirlo a la Bundesliga. Siguió dirigiendo al equipo por tres temporadas más, la última de nuevo en Segunda, después de descender con el mismo grupo de jugadores que había conseguido el ascenso tan deseado. A la temporada siguiente firmó por el Dortmund. Ganó dos Bundesligas al poderoso Bayern, y hoy es uno de los entrenadores más vitoreados de Europa.

Todo en efecto dominó, tras su fichaje por el Dortmund después de un descenso de categoría. El fútbol para muchos de nosotros es una vocación, una pasión por el juego, por las personas, muy alejado de ese teje maneje de influencias o de venderse como si de un modelo se tratase. Honestidad, lealtad y confianza pese a las dificultades, son la seña de este proceso como demuestra la carrera de este hombre humilde, que dirige en chándal. Esto para algunos es un detalle y para muchos es una muestra de identidad. Él, aunque no lo parezca ha perdido mucho más de lo que ha ganado en su trayectoria, y aún con ello nunca dejó de ser como es y de seguir luchando, igual que su Mainz, que ha conseguido la permanencia casi a la par a la que el Liverpool de Jürgen, ha conseguido la primera Premier League de su historia.

Perseverancia y chándal Jürgen Klopp
Comentarios