sábado 5/12/20

J. Guereño y Eva Perón

La historia es larga, con derivaciones cinematográficas, literarias y políticas, en las que indagó en su momento el periodista leonés José Manuel González Torga, fallecido hace unos años y natural del mismo pueblo que Juan Guereño, Crémenes, donde lo recuerda un busto por, entre otras cosas, haber financiado la construcción de la nueva iglesia. Sea dicho de paso que en los murales del templo aparece el rostro del mecenas y del sacerdote que propició la iniciativa, José González, escritor, autor, por ejemplo, de la novela Pulchra Leonina. Aspectos, unos y otros, que pueden ser objeto de estudio en profundidad.

Juan Guereño perdió a su padre cuando era un niño. Y fue pastor. A los catorce años, decidido a buscar una vida mejor, marcha a Madrid, aunque en la capital no se satisfacen sus aspiraciones. Antes de cumplir los veinte embarca hacia Argentina. Por cierto, en la travesía conoció a Agustina López, su primera esposa y madre de sus hijos. En el país hermano ejerció diversos oficios, hasta que entró a trabajar en la industria jabonera; sus iniciativas lo convirtieron en empresario de gran éxito en el sector. Fabriles Guereño S. A. hizo muy populares sus marcas de jabones.

Juan Duarte, Juancito, era hermano de Evita. Un curioso personaje que, después de otros trabajos, pasó a ser viajante de los jabones de Guereño por el norte de la provincia de Buenos Aires. Sus marcas Radical y Federal eran muy conocidas. Pero cualquier publicidad aumentaría aún más su prestigio. Juan Duarte consiguió un contrato de Guereño para que su hermana Eva, que empezaba a hacer sus pinitos en la radio, publicitase el Jabón Radical. Hay una foto de Guereño y Evita con un cartel de este jabón. En el despacho del de Crémenes. Con el tiempo, y a través de distintos seriales, se identificó la fama de la actriz de radioteatro con la de sus productos. A pocos les cabe duda de que Juan Guereño contribuyó a fabricar el destino y el mito de Eva Duarte. Ella llegó a «celebrada actriz» en varios ciclos y series, con papeles destacados. «Fue cabeza de compañía –Teatro del Aire-, como ella quiso, en el radioteatro patrocinado por la empresa de Guereño».

La historia de la emigración, la leonesa en concreto, de proyección tan variada, apenas es conocida, al menos de forma sistematizada. No estaría de más un acercamiento. Hay asuntos realmente sorprendentes.

J. Guereño y Eva Perón
Comentarios