domingo. 25.09.2022

Tierras de Vamosa

Vaya semanita, intensificado el martilleo de los vendedores de las Jaujas de cartón-piedra, sin látigos que los echen del templo de los improperios, las mentiras y las estupideces. ¿Habrá un comité para penalizar impunidad y morro de tantos incumplimientos, en este territorio desierto de las grajas, tierra, parcela o finquita de recreo donde se ponen sobre la mesa de café y copa asuntos que no competen y con la misma monserga desde hace cuarenta años?

Vamos a subir lo que ha bajado, vamos a poner dentro lo que está fuera,… vamos a, vamos a, Vamosa, espacio mítico de mentes calenturientas en que el calor interesado no da garbanzos fáciles ni para todos. «Vamos a contar mentiras…» (póngase música conocida, o invéntese).

Vamos a (dijo el primero de la serie, en arrebato casi místico cercano al orgasmo), vamos a mejor tanto la sanidad, que ya no harán falta pastillas para el dolor, que no existirá si gobernamos. No se iba a quedar atrás el otro, entusiasmado por la novedad de un error histórico: Vamos a construir puentes donde no haya ríos, por si acaso, que poblaremos de sardinas por la riqueza del pescado azul. Siguieron las promesas en Vamosa como un restallete encadenado. Vamos a firmar un convenio con vacas y cerdos para que produzcan los mejores files del mundo; de no ser así, no se les darán chuches. Vamos a crear vivienda para jóvenes con jacuzzi incluido y espectaculares vistas sobre el mar de Tierra de Campos. Vamos a permitir que los bebés lleguen con dos hogazas bajo el brazo y una cuenta para iniciar el plan de pensiones. Vamos a poner un metro de lujo para conectar este territorio de la España Vaciada de todo. Vamos a regalar tierra y parte del cielo, tanto que el cielo enmudecerá y se detendrá la Tierra para aplaudir nuestro compromiso. Vamos a celebrar por todo lo alto la Semana Santa, con indulgencias plenarias a quienes nos voten, según decreto que se publicará oportunamente. Vamos a poner palancas para subir como la espuma (este añade a la oreja de quien comparte mitin: tendrán que tirar de ellas como cabrones). Vamos a enfrentar el frío con la madera de las cerillas de nuestros bosques. Vamos a poner una zanahoría más grande en un palo más largo (este susurra al de al lado: pobres pardillos).

La tierra de Vamosa tiene registradas muchísimas más propuestas, ya casi solo aplaudidas por pequeñas bandas de gorriones que se alimentan del trigo que van esparciendo por el suelo los ingenios del surrealismo.

Tierras de Vamosa
Comentarios