domingo. 25.09.2022

Oye, Siri

Después de años de teorías, contrastadas por la tozudez de los datos demográficos y económicos, sobre la estrategia política para concentrar el desarrollo autonómico en Valladolid, al final la responsabilidad la tiene Siri. Ni la Junta, que ha engordado las arcas vallisoletanas con la concentración de infraestructuras e inversiones estratégicas.


Ni el Gobierno, que bendijo la asimetría del invento. Ni siquiera los partidos, que se han plegado a los intereses del lobby de poder. Ni mucho menos las patronales, que no desaprovechan una oportunidad para rendir pleitesía a cambio del dinerín para el negociete de los cursillos y la barra libre a los que mandan. No, nada de eso. La culpa de todo la tiene el asistente de voz de Apple, que cada vez que le pides que te lleve a León desde cualquier punto geográfico acaba por darte las indicaciones de Valladolid. Oye, Siri, hazme los presupuestos del próximo año para León. Y se lía, claro, como en los últimos 36 años.

El descubrimiento de que nuestro futuro depende del piloto automático de la inteligencia artificial me deja más tranquilo, vista la masa gris de los que gobiernan y asesoran e, incluso, de los que opositan a mandar en la Junta. El asistente podría resolver si hay que dejar los consultorios médicos a cargo de una enfermera y trasladar a los enfermos; si el parque agroalimentario tiene que ubicarse en Valladolid, en vez de promover una infraestructura de este tipo en León, donde hay 16 marcas de calidad y un potencial inmenso de crecimiento; o si es necesaria la plataforma intermodal de Torneros para no perder el tren otra vez. Aunque quizá todo dependa de quién configura el sistema operativo, qué datos forman la urdimbre de la que se nutre para aportar las respuestas y cómo las experiencias de uso afinan la operatividad para mejorar las opciones de encontrar el destino. Sin el control de todos estos procesos, lo mismo en la red que en el mundo real, León seguirá sin aparecer, por mucho que se empeñen en ponerla en el mapaartistas con foco mediático, como Dani Martínez en prime time o Jesús Calleja subido al helicóptero. Ya advirtió en los años 80 Bill Gates que lo que no estuviera en internet no existiría y, desde entonces, la región leonesa se ha diluido de tal forma que ya no aparece siquiera como referencia en el mundo virtual. Habrá que pedir auxilio a Siri, un asistente virtual que «te ayuda a hacer todo incluso antes de que digas nada», como publicita Apple. Oye, Siri, ¿hay que separar León de Castilla? Buena respuesta, responde la cachonda..

Oye, Siri
Comentarios