domingo 19/9/21

Superliga comunera

Como homenaje a los 500 años de la derrota de los Comuneros, los 12 clubes que representan la aristocracia de Europa se levantaron esta semana para defender la creación de la Superliga de fútbol y cayeron frente al poder regio de la Uefa. En una escenificación teatral algo corta para el gusto de los chiringuitos de bufanderos, pero cargada de sentido histórico, las banderas que flamean con el sonido estilo Handel del himno de la Champions capitularon como aquellas que, adornadas de romanticismo por el trasfondo de revuelta humilde del que se querían servir los nobles para mantener sus privilegios, todavía ondea cada año la Junta castellana por estas fechas para revestirse de unos principios que traiciona el propio proceso de su constitución como comunidad. Qué pregunten a los diputados provinciales a los que obligaron a plegarse a los dictados de Martín Villa para saltarse el resultado de la encuesta que en 1979 habían hecho entre los ayuntamientos. Que interroguen a los que se sentaban en el Palacio de los Guzmanes en 1983 cuando, frente a la decisión de rechazar la unión con Castilla, el PSOE redobló la maquinaria, desoyó a los más de 90.000 leoneses que clamaron por León Solo en la calle, evitó la consulta popular y santificó el diseño artificial que había pactado con la UCD heredera del franquismo. Todo eso nos trae hasta este «Día del Orgullo», con capitular y todo, como arenga Fernández Mañueco, dentro del discurso sin campa en el que se tapó los ojos con la pañoleta para defender que «nuestra historia, nuestro pasado, nos tiene que proyectar hacia el futuro». A ver si es verdad.

La fiesta nos vuelve a quedar a trasmano, después de que el INE confirme otro año más la regla de los 5.000: ese indicador de pérdida de población en progresión aritmética que marca el horizonte futuro, con 75.003 vecinos menos que en aquel error autonómico de 1983. Pero, frente a la realidad de los datos económicos y demográficos, al rechazo social e incluso político, a los agravios de la estrategia de desarrollo industrial del eje castellano en detrimento del papel de León como parque temático para el fin de semana, la Junta mantiene su apuesta por el adoctrinamiento. Aunque, si lo piensan bien, nada más oportuno que celebrar Villalar. Nada identifica mejor esta comunidad que una derrota.

Superliga comunera
Comentarios